Mesa Redonda sobre Alzheimer, carbohidratos y Aceite de Coco

En este video podemos escuchar a un panel de 5 médicos con los entrevistadores Gary Taubes y Robb Wolf debatir acerca de la resistencia a la insulina y los efectos dañinos de una dieta rica en carbohidratos para los enfermos de Alzheimer, y como el Aceite de Coco puede ser efectivo en el tratamiento del Alzheimer.

Los médicos en el video son:

1. Dr. James Greenwald, Director Médico de Specialty Health. El Dr. Greenwald es cirujano ortopédico y tiene más de 30 años de experiencia en el campo de la ortopedia. Desde el inicio de su carrera, se especializó en lesiones de rodilla, hombro, codo y politraumatismos. También ha trabajado como médico de los equipos de futbol americano y baseball de la Universidad de Nevada.

2. Dr. Gary Anderson, cardiólogo, miembro de la American Board of Lipidology. El Dr. Anderson ha trabajado como médico en asilos durante más de 35 años. En este video, debate el problema de la polifarmacia, que es el problema de administrar muchos fármacos en los asilos, como causa de la demencia.

3. Dr. Peer Attia, antiguo consultor de McKinsey & Company consultant, cirujano, ingeniero, profesor de cálculo y autor de numerosos estudios e investigaciones médicas.

4. Dr. Tara Dall, miembro de la American Board of Lipidology.

5. Dr. Malcolm D. Bacchus, neurólogo.

También aparecen:

6. Gary Taubes, periodista científico y autor de los best-sellers “Calorías buenas, calorías malas” y “Porqué engordamos”.

7. Robb Wolf, autor del best seller “The Paleo Solution”.

El Dr. Greenwald es el moderador del panel, así que no escuchamos muchas de sus opiniones respecto al los problemas de la insulina y una dieta rica en carbohidratos, o del Aceite de Coco, respectecto al Alzheimer. Pero dado que es el organizador y moderador de la discusión, está bastante clara su postura positiva en estos temas.

En el video se discuten brevemente los efectos positivos de la cetosis en problemas como el Alzheimer y la resistencia a la insulina. En especial, los médicos comentan los beneficios de inducir la cetosis con Aceite de Coco gracias a los triglicéridos de cadena media que componen este aceite en un 60% aproximadamente. La cetosis es un proceso metabólico del organismo que induce el catabolismo de las grasas a fin de obtener energía, generando en el proceso unos compuestos denominados cetonas o cuerpos cetónicos. La cetosis se produce al privar al organismo de la fuente de energía más habitual, los carbohidratos. El organismo puede obtener energía de los carbohidratos, de las grásas o incluso de las proteinas en caso de necesidad extrema. En el avance contra el Alzheimer, las cetonas parecen estar jugando un papel importante dado que se está catalogando la enfermedad de Alzheimer como la diabetes del cerebro. En este sentido, reducir la cantidad de hidratos de carbono en los enfermos y suplementar su dieta con grasas, en especial con Aceite de Coco, parece estar ofreciendo un resultado óptimo. En efecto, lo que la Dra. Newport propone en su libro “Alzheimer: ¿Y si hubiese una cura? La historia de las cetonas”, es que las células del cerebro aquejado de Alzheimer son incapaces de usar los carbohidratos para funcionar mientras que responden positivamente a las cetonas para alimentarse.

 

Su cuerpo necesita grasas saturadas

Libro de Recetas con Crisco

Hace ahora algo más de 100 años, un científico alemán le escribió una carta a una compañía norteamericana que fabricaba jabón entre otras cosas, y al hacerlo cambió súbitamente la manera en la que el mundo occidental cocinaba su comida. La compañía productora de jabón, Procter & Gamble, compró la idea del científico, y así fue como nació Crisco. En ese momento de la historia, las personas  utilizaban grasas de origen animal en forma de manteca o mantequilla para  cocinar. Y aunque Crisco fue formulado para parecerse a la manteca y ser  cocinado como manteca, en realidad no tenía nada que ver con esta. El resto de  la historia, como se relata en The Atlantic, es un éxito absoluto del marketing y la publicidad por encima de la realidad. Para hacer la historia corta, debido a que las afirmaciones que se hacían en  la publicidad en aquel entonces no estaban tan reguladas como hoy día, Procter & Gamble afirmaban que su producto con base vegetal (conocido actualmente como aceite vegetal hidrogenado) era más saludable que las grasas de origen animal, ¡y los consumidores lo creyeron!

Ha costado más de 90 años que los  investigadores finalmente descubrieran que este nuevo compuesto que supuestamente era “mejor para usted”, y que actualmente conocemos como grasas trans, en realidad aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardíacas. Numerosos estudios han confirmado que el consumo de grasas saturadas no está relacionado con las enfermedades cardíacas. Al contrario, parecen estar relacionadas con una mejora en la salud cardíaca y una disminución en el riesgo de enfermedades cardíacas. Como se indica en el artículo de The Atlantic:

“Se estima que por cada aumento de un dos por ciento en el consumo de  grasas trans (que aún se encuentran en muchos alimentos procesados y comida  rápida) el riesgo de padecer una enfermedad cardíaca aumenta en un 23 por  ciento. Por sorprendente que parezca, el hecho de que las grasas de origen animal representen el mismo riesgo no está respaldado por la ciencia.

El mito que dice que las grasas saturadas causan enfermedades cardíacas ha dañado sin duda a un gran número de vidas en las últimas décadas. Aunque probablemente empezó como una estrategia de marketing  para apoyar el uso de Crisco, esta creencia equivocada comenzó a solidificarse a mediados de la década de los 50 cuando el Dr. Ancel Keys publicó un artículo comparando el consumo de grasas saturadas con la mortalidad por enfermedades cardíacas. Keys basó su teoría en un estudio realizado en seis países, asociando el alto consumo de grasas saturadas con altas tasas de enfermedad cardíacas. Sin embargo, Keys convenientemente ignoró la información de otros 16 países que no encajaba con su teoría. Si hubiera elegido otro conjunto de países, la información habría demostrado que aumentar el porcentaje de calorías  provenientes de la grasa reduce el número de muertes por enfermedad coronaria. Y, si se hubiera incluido la información de los 22 países que había disponible en aquel tiempo, el resultado hubiera sido que aquellas personas que consumen el porcentaje más alto de grasas saturadas tienen el menor riesgo de enfermedades cardíacas. Desafortunadamente, la idea de que las grasas  saturadas son malas para el corazón se ha vuelto tan arraigada en la comunidad de la salud que es muy difícil romper esta barrera de desinformación. Aun así, el  hecho en cuestión es que la relación entre las grasas saturadas y las enfermedades cardíacas es sólo una hipótesis que no está respaldada.

Pero, una vez descubierto de dónde proviene el mito de las gratas saturadas, que además cometamos con más detalle en este otro artículo, veamos porqué son necesarias las grasas saturadas para el organismo. Algunos profesionales como el Dr. Mercola incluso afirman que para tener una buena salud se deben ingerir al menos entre un 50 y un 70 por ciento de las calorías diarias provenientes de la grasa saludable. En el caso de las grasas saturadas, estas se encuentran principalmente en la carne, los productos lácteos y los aceites tropicales como el Aceite de Coco.

Las grasas saturadas de fuentes animales y vegetales proporcionan una fuente concentrada de energía en la alimentación y brindan los necesarios bloques de construcción para las membranas

Composicion Aceite de Coco

Composicion Aceite de Coco

celulares y una amplia variedad de hormonas. Cuando se ingieren como parte de la alimentación, aumenta además la sensación de saciedad disminuyendo la absorción. Además, las grasas saturadas actúan como transportadores de importantes vitaminas solubles en grasa como la A, D, E y K. Las grasas alimenticias también son necesarias para conversión de caroteno a vitamina A, la absorción mineral y para otro gran número de procesos biológicos. Las grasas saturadas son el combustible esencial para el corazón y también son utilizadas como combustible durante el  consumo de energía, ya que pueden metabolizarse directamente en energía. De hecho, el propio corazón está rodeado de grasas saturadas. Además, las grasas saturadas actúan como agentes antivirales (ácido caprílico), ayudan a disminuir los niveles de colesterol malo (ácidos palmíticos y esteáricos) y modulan la regulación genética y ayudan a prevenir el cancer (ácido butírico).Recuerde que el organismo necesita de grasas saludables, mientras que al mismo tiempo sufre con todas las variedades que no son saludables. La mejor manera de acertar con las grasas es símplemente eliminando los alimentos procesados, que contienen altas cantidades de cosas dañinas para su  salud como azúcar, carbohidratos y grasas peligrosas. Y no se deje engañar por los trucos en las etiquetas que ocultan el contenido de grasas trans: En los últimos años, muchos fabricantes han  quitado las grasas trans de sus productos. Sin embargo, la FDA permite que los  fabricantes de alimentos puedan añadir casi cualquier ingrediente que tenga menos de 0.5 gramos por porción. Así que mientras un producto puede afirmar no contener  grasas trans, podría ser que en realidad contenga hasta 0.5 gramos por porción. Si usted se come varias porciones, estará ingiriendo una cantidad dañina de grasas poco saludables.

De manera que para evitar realmente las grasas trans, necesita leer la etiqueta y asegurarse que contenga 0 gramos de  grasas trans. Chequee los ingredientes y busque “aceite parcialmente hidrogenado”. Si el producto tiene este ingrediente, entonces contiene grasas trans.

Además de eso, estos consejos pueden ayudarle a ingerir las grasas adecuadas para su salud:

Piel sana con Aceite de Coco

Piel Sana con Aceite de Coco

El Aceite de Coco, por su composición y magníficas propiedades, tiene multitud de aplicaciones cosméticas y relajantes. Algunas de sus propiedades como la antimicrobial son utilizadas ampliamente por la cosmetología en general. Sus propiedades son tantas y tan variadas que la industria cosmética lo utiliza, entre otras cosas, como antiséptico que previene infecciones. Además sus ácidos grasos de cadena media colaboran a restablecer el equilibrio del PH de la piel. El Aceite de Coco contiene ácido laurico, uno de los componentes de la leche materna, que según se ha comprobado en estudios científicos, aporta a la piel protección, suavidad y juventud, gracias a su acción reestructurante. El Aceite de Coco se absorbe por la piel de tal manera que al mismo tiempo suaviza las distintas capas dérmicas y deja la piel no solo limpia, sino también más perfecta en sus aspectos externos.

El Aceite de Coco también se utiliza como humectante y en esos casos además actúa como una capa protectora, ayudando a retener la humedad en la piel. También actúa como aceite suave y sedoso muy recomendado para piel irritada e inflamada y también se recomienda para aquellos con piel sensible. En la cosmética moderna el Aceite de Coco es sin lugar a dudas uno de los agentes más usados para la producción de burbujas en los jabones y para distintas aplicaciones cosméticas: elaboración de excelentes acondicionadores para el cabello, lociones bronceadoras, ungüentos para labios, y cremas hidratantes, entre otros, aportando también aroma y textura.

En las capas externas de la piel, el Aceite de Coco cumple además otras funciones. Su capacidad anti-inflamatoria y anti-microbiana hacen del Aceite de Coco el aceite indicado para aquellas personas que tienen problemas de piel como psoriasis o dermatítis atópica. En estos casos, los pacientes pueden aplicar Aceite de Coco en su piel con la total seguridad de que no afectará su condición y, en una gran parte de los casos, ayudará a reducirla. Esa misma capacidad antimicrobiana es la que hace que el Aceite de Coco sea muy indicado en otros casos como hongos diversos en los pies o el propio pie de atleta.

En general, el Aceite de Coco rejuvenece su piel, la protege contra el daño causado por los radicales libres y puede proteger su piel de manchas, signos de envejecimiento o de la exposición excesiva al sol.  El aceite de coco ayuda a mantener los

Masajes con Aceite de Coco

Masajes con Aceite de Coco

tejidos conectivos de la piel fuertes y flexibles, ayudando a crear una apariencia joven y notablemente suave, al remover la capa externa de células muertas de la piel.  Incluso puede penetrar las capas más profundas de la piel y fortalecer los tejidos subyacentes.Otra de las características del Aceite de Coco es su alta resistencia a la oxidación. Si bien es cierto que existen otros aceites muy adecuados para aplicar en la piel, no es menos cierto que la mayoría de estos aceites se vuelven rancios con mucha facilidad debido a la oxidación. El proceso de oxidación no solo vuelve rancio a los aceites, sino que además destruye muchas de sus propiedades e incluso, cuando es debido a la temperatura, produce cantidad de radicales libres que atacan las membranas celulares. Por eso, utilizar Aceite de Coco para la piel nos garantiza un producto siempre fresco que no se oxida ni se vuelve rancio. Esto es algo que podemos comprobar con facilidad. Si observamos un envase de Aceite de Coco años después de haberlo abierto, comprobaremos que su olor, color y sabor permanecen inalterados. No hace falta refrigeración para mantener fresco el aceite de coco. Se trata simplemente de un aceite muy resistente que dura años sin necesidad de cuidado especial e inclusive se utiliza para freír en esas condicioes por tener un sabor muy agradable. Estas mismas propiedades son transmitidas a los productos que se crean con Aceite de Coco siempre y cuando estos productos se fabriquen de manera tradicional y sin hidrogenar las grasas presentes en el Aceite de Coco.

¿Necesita más información?

Suscríbase al blog de manera gratuita dejando su dirección aquí y recibirá automáticamente los nuevos artículos sobre el Aceite de Coco que vayamos publicando en esta web. No usaremos su correo electrónico para nada ajeno a este blog ni recibirá correo basura de nuestra parte.

Cuidar el cabello con Aceite de Coco

Pelo sano con Aceite de CocoEn artículos anteriores hemos visto algunos de los beneficios de incluir el Aceite de Coco en la dieta. Ahora comenzamos una nueva serie de artículos enfocados a explicar otros usos del Aceite de Coco que seguro serán de interés para muchas personas.El primer uso que vamos a tratar, el que veremos en este artículo, es el cuidado del cabello. En efecto, el Aceite de Coco es un magnífico aliado en el tratado del cabello seco, desnutrido o estropeado en general así como en la lucha contra la caspa. Veamos primero como funciona el Aceite de Coco al aplicarlo en el cabello y después examinaremos como aplicarlo.

El cabello sufre ataques contínuos de agentes naturales externos como pueden ser el sol o el viento o de procesos como la permanente, el tinte, el secado con aire caliente, el planchado o incluso el cepillado intenso. Todos estos factores influyen negativamente en la salud de nuestro cabello, haciendo que pierda valiosas proteinas, se reseque y se parta. Numerosos estudios demuestran que utilizar Aceite de Coco en el cabello proporciona a este un aspecto sano y brillante que no sólo se nota en el exterior del pelo, sino que es efectivo desde el interior.

El primer efecto que tiene el Aceite de Coco en nuestro cabello es nutrirlo. Los Ácidos Grasos contenidos en el Aceite de Coco ayudan a mantener las proteinas y la hidratación natural del cabello. Por eso, aunque muchas personas dicen que el Aceite de Coco aporta proteinas al cabello, lo cierto es que ayuda a preservar las existentes. De hecho, el Aceite de Coco no contiene ninguna proteina en su composición. Este es el motivo de que el uso frecuente de Aceite de Coco en el cabello proporcione a este un aspecto más sano y lo dote de volumen natural: las proteinas que están actuando son las propias del cabello.

El cabello se nutre con Aceite de Coco

El Aceite de Coco también es reconocido por se un tratamiento contra la caspa muy efectivo. Utilizar con frecuencia el Aceite de Coco en el cuero cabelludo asegura un pelo libre de caspa. Cuando la caspa está causada por tener el cuero cabelludo seco, o por una enfermedad derivada de hongos o levaduras, como la dermatitis seborreica, el Aceite de Coco es muy eficaz porque además de ser un gran hidratante, tiene un efecto antimicrobiano que acaba con los hongos, como podemos leer en este artículo.

Vamos ahora con la aplicación del Aceite de Coco en el cabello. Para empezar, es fundamental tener el pelo limpio y, si es posible, libre de enredos, para poder realizar una correcta aplicación. Como hemos mencionado en otros artículos, el Aceite de Coco se encuentra de manera natural en estado líquido a partir de los 25-26 grados centígrados de temperatura y en estado sólido por debajo de esta temperatura. Para usarlo en el cabello, tendremos que hacerlo en su forma líquida. Si lo tenemos en forma sólida, bastará calentarlo unos minutos al baño maría para que se vuelva líquido. Alternativamente, si ponemos un poco de aceite en estado sólido en nuestras manos y lo mantenemos entre ellas unos minutos, el calor de nuestro cuerpo hará que se derrita del mismo modo.

Para casos de cabello seco o dañado, aplicar el aceite por todo el cabello, masajeando ligeramente para asegurar que llega a cada pelo. Dejar actuar el tiempo requerido y, si se precisa, enjuagar. Para saber cuanto tiempo debemos tener el Aceite en el pelo o para averiguar si debemos aplicar más cantidad, tendremos que observar la reacción del pelo al aplicar el Aceite de Coco. Cuando el pelo necesita más Aceite de Coco o requiere de más tiempo de aplicación, podremos notar como el aceite se absorbe de manera rápida, sobre todo en las puntas del cabello seco y dañado. El mejor consejo que podemos dar es prueba y ensayo. Ir aplicando pequeñas porciones hasta que notemos que el cabello deja de absorberlo y se mantiene brillante. Se puede enjuagar con facilidad igual que si fuese un acondicionador. Otras personas deciden dejárselo puesto y no enjuagarlo. No hay nada de malo en ello siempre y cuando no hayamos aplicado demasiada cantidad que haga a nuestro cabello tener un aspecto graso y descuidado.

Para el tratamiento de la caspa, debemos aplicar el Aceite de Coco directamente en la cabeza, masajeando para asegurar que llega a cada folículo. Sus propiedades antimicrobianas, antivíricas y fungicidas se encargarán de acabar con los hongos. En estos casos, es importante dejarlo actuar al menos 30-45 minutos antes de aclararlo.

Para más información e instrucciones, click aquí.

Aceite de Coco líquido

¿Necesita más información?

Suscríbase al blog de manera gratuita dejando su dirección aquí y recibirá automáticamente los nuevos artículos sobre el Aceite de Coco que vayamos publicando en esta web. No usaremos su correo electrónico para nada ajeno a este blog ni recibirá correo basura de nuestra parte.

Un nuevo estudio avala la pérdida de grasa abdominal gracias al Aceite de Coco

 

Universidad de Malasia

Universidad de Malasia

El estudio, llevado a cabo por los departamentos de medicina, nutrición y salud, farmacología y ciencias físicas deportivas de la Universidad de Malasia, ha tenido una duración de 4 semanas y se ha realizado sobre 20 voluntarios obesos de distintas edades. En el estudio, se han analizado el peso y una serie de parámetros antropomórficos asociados así como el perfil lípido una semana antes del inicio de las tomas y una semana después. El estudio estaba enfocado a probar la eficacia y la seguridad de la ingesta de Aceite de Coco Virgen. La seguridad fue medida comparando la funcionalidad de los órganos de los sujetos una semana antes y una semana después de las tomas. El resultado del estudio demuestra una pérdida media de 2,86cm por sujeto sin que se apreciase cambio alguno en el perfil lípido de estos. Se apreció una ligera disminución en los niveles de creatinina y alanina transferasa. La conclusión del estudio es que el uso del Aceite de Coco es eficaz para la pérdida de grasa abdominal, especialmente en los varones, y es absolutamente seguro su uso en humanos.El estudio completo en formato PDF (Acrobat Reader) puede descargarse aquí: Nuevo Estudio Malasia. En concreto, este estudio tomó las siguientes medidas de los sujetos:

  • Peso
  • Índice de Masa Corporal
  • Circunferencia de la cintura
  • Ratio Cadera-Cintura
  • Porcentaje de grasa corporal
  • Masa corporal
  • Masa corporal libre de grasa
  • Triglicéridos
  • Colesterol Total
  • Colesterol LDL
  • Colesterol HDL

A los sujetos se les suministró durante 4 semanas 30ml de Aceite de Coco Virgen diario en tres dosis de 10ml cada una durante el día. Además, se mantuvo exactamente su mismo patrón dietético así como su actividad física previa al estudio, cualquiera que esta fuese. A todos ellos se les instruyó correctamente para que siguieran su vida con absoluta normalidad para asegurar que no se redujese de ningún modo la ingesta calórica diaria o su proveniencia de manera que posibles cambios, positivos o negativos, después de las cuatro semanas no fuesen atribuibles a ningún otro factor externo al estudio.

Uno de los aspectos más interesantes de los resultados fue la comprobación que dos valores bioquímicos redujeron sus valores después de la administración del Aceite de Coco Virgen. Estos valores fueron la Creatinina y los niveles de ALT. Lo que resulta interesante es que en estudios previos similares realizados con animales no se observó este patrón.

¿Necesita más información?

Suscríbase al blog de manera gratuita dejando su dirección aquí y recibirá automáticamente los nuevos artículos sobre el Aceite de Coco que vayamos publicando en esta web. No usaremos su correo electrónico para nada ajeno a este blog ni recibirá correo basura de nuestra parte.

Cargar más