Cuál es la mejor manera de consumir Aceite de Coco

Aceite de Coco Virgen para consumirDurante los últimos años, el Aceite de Coco ha ido ganando popularidad entre grupos cada vez más amplios de población. Lo que comenzó como una tendencia de consumo de pequeños grupos de personas de alto poder adquisitivo que podían permitirse este lujo ha ido poco a poco convirtiéndose en un fenómeno de masas que ha propiciado que los precios bajen y el Aceite de Coco Virgen sea ahora un bien de consumo asequible para todo el mundo.

Sin embargo, los primeros consumidores del Aceite de Coco en el mundo occidental eran personas que conocían, por sus estudios y situación social, los beneficios de este maravilloso alimento y cómo debían tomarlo para aprovechar todas sus virtudes, mientras que los consumidores en masa actuales se lanzan a comprar el producto sin saber muy bien qué hacer con el Aceite de Coco una vez que llega a sus hogares. Hoy vamos a dedicar unos minutos a explicar las mejores formas de consumir Aceite de Coco Virgen.

¿Porqué debemos consumir Aceite de Coco?

Los beneficios de consumir Aceite de Coco son tantos que hacen falta muchos artículos para explicarlos todos. En nuestro artículo “Los 10 beneficios científicamente probados de consumir Aceite de Coco” puedes aprender los 10 más importantes. También puedes echar un vistazo a “Los 20 beneficios del Aceite de Coco“. En cualquier caso, diremos únicamente que sus beneficios, probados de manera científica y de manera continuada, proceden de su composición natural, con predominancia de los ácidos grasos de cadena media, que aportan a este mágico alimento todas sus propiedades beneficiosas.

En concreto, el ácido Laúrico, que es un Ácido Graso de Cadena Media contenido en el Aceite de Coco, precursor de la monolaurina, un antibiótico natural, es el que hace que el Aceite de Coco tenga propiedades antimicrobianas y antibacterianas, promueva la cetosis, que nos permite Adelgazar tomando Aceite de Coco, y aumente la concentración de Colesterol Bueno.

¿Qué cantidad de Aceite de Coco debemos incluir en la dieta?

Dosis correcta de aceite de cocoAunque ya hicimos un artículo específico sobre la cantidad adecuada de Aceite de Coco Virgen que debería incluirse en la dieta para notar sus beneficios, digamos de manera genérica que las dosis entre 1 y 4 cucharadas al día de Aceite de Coco son recomendables para la mayor parte de la población sana. Con esta cantidad de Aceite de Coco se pueden obtener beneficios a medio y largo plazo sin que su consumo tenga ningún tipo de efecto negativo en nuestro organismo.

En este estudio de 2017 se demostraba que tomando tan sólo 2 cucharadas de Aceite de Coco Virgen al día se conseguía aumentar las concentraciones de colesterol bueno en la mayoría de los participantes en el estudio.

¿Cuál es la mejor forma de consumir Aceite de Coco?

Uno de los beneficios del Aceite de Coco es que al estar compuesto al casi 90% de ácidos grasos saturados, se puede consumir prácticamente de cualquier modo sin que su estructura cambie, lo que implica que los beneficios son los mismos, se consuma como se consuma. Veamos algunas formas de consumir Aceite de Coco Virgen en el marco de una dieta sana:

Usar Aceite de Coco como aceite para Cocinar

Usar el Aceite de Coco para cocinarEl Aceite de Coco permanece sólido por debajo de 24 grados centígrados. Sin embargo, se derrite con mucha facilidad por encima de esa temperatura, por lo que es muy adecuado para cocinar con temperatura. Adicionalmente. no se estropea ni se oxida al calentarse a altas temperaturas, por lo que el Aceite de Coco es la grasa ideal para freir o cocinar a muy altas temperaturas. Se puede usar en la cocina en cualquier receta sustituyendo a cualquier otro aceite. Al sustituir aceite de semillas (girasol, linaza, maiz, lino…) por Aceite de Coco, obtenemos sus beneficios para la salud sin aumentar el consumo de grasa en la dieta ni por tanto las calorías que tomamos.

Usar Aceite de Coco en la Repostería

Al igual que en la cocina tradicional, el Aceite de Coco Virgen se puede usar con todas las garantías en la elaboración de repostería de todo tipo. De hecho, basta con cambiar una parte o todo el aceite de semillas en las recetas por Aceite de Coco para obtener beneficios de salud. Además, como el Aceite de Coco tiene un sabor ligeramente dulce, podemos reducir la cantidad de azúcar de las recetas de repostería sin que ello amargue el resultado final. Por ese motivo, nuestras tartas, bizcochos, galletas y otras recetas dulces serán doblemente más sanas si las preparamos con Aceite de Coco, dado que contendrán menos azúcar.

Añadir Aceite de Coco a las Bebidas

Café con Aceite de Coco

Café con Aceite de Coco

Precisamente ese dulzor natural del que acabamos de hablar nos permite añadir Aceite de Coco a prácticamente cualquier infusión, ya sea té, café, mate o cualquier otra. De hecho, entre los ricos y famosos está de moda lo que ellos llaman el café bulletproof, o café a prueba de balas, que lleva entre otros ingredientes Aceite de Coco para comenzar el día con energía, defensas, y cargado de salud.

Aunque el Aceite de Coco se puede añadir tanto a bebidas fías como calientes, la realidad es que es en las bebidas frías el Aceite de Coco tiende a solidificarse, por lo que su uso es más complicado. Sin embargo, en infusiones, sopas o cualquier otra bebida caliente, es muy sencillo usar Aceite de Coco como si fuese cualquier otro tipo de aceite, sin olvidarnos que tiende a endulzar ligeramente las recetas en las que se usa.

Usar suplementos nutricionales de Aceite de Coco

Aunque su uso resulta muco más caro que la utilización de Aceite de Coco Virgen, también es posible consumir el Aceite de Coco a modo de suplemento nutricional y, siempre que hablemos de Cápsulas de Gel rellenas de Aceite de Coco Virgen, el resultado a igualdad de dosis es el mismo que si lo consumimos como parte de nuestra dieta y nuestros alimentos.

En definitiva, las opciones para consumir Aceite de Coco en nuestra dieta son muy amplias y variadas y cualquiera de ellas es válida para comenzar a notar los efectos beneficiosos en nuestra salud. Aunque hace tiempo el consumo de Aceite de Coco estaba intrínsecamente reservado a personas con mucha capacidad económica, en la actualidad los precios han bajado lo suficiente para que cualquier familia media pueda permitirse añadirlo a su dieta y beneficiarse de sus beneficios igual que hacían hasta hace poco los ricos y famosos en exclusiva.

Recibe los nuevos artículos de manera gratuita

Suscríbete al blog de manera gratuita dejando tu dirección de correo electrónico aquí para recibir automáticamente los nuevos artículos y recetas sobre el Aceite de Coco que vayamos publicando en esta web. No usaremos tu correo electrónico para nada ajeno a este blog ni recibirás correo basura de nuestra parte.

26 usos inteligentes del Aceite de Coco

El Aceite de Coco se ha vuelto increíblemente popular, y hay una buena razón para ello: proporciona muchos beneficios para la salud y es fácil de conseguir. Pero además de sus beneficios más conocidos, el Aceite de Coco es también un producto realmente versátil. Aquí dejamos 29 usos inteligentes que se le pueden dar al Aceite de Coco.

1 – Proteger la piel de los rayos UV del Sol

usos del aceite de coco para la cara (3)

usos del aceite de coco para la cara (3)

El Aceite de Coco, aplicado directamente sobre la piel, puede protegerla contra los rayos del sol, que incrementan los riesgos de contraer cáncer de piel, causan arrugas y manchas. De hecho, un estudio (1) descubrió que el Aceite de Coco protege contra aproximadamente el 20% de los rayos de sol. Sin embargo, es importante comprender que los protectores solares ofrecen mucha mejor protección que el Aceite de Coco, dado que estos bloquean hasta el 90% de los rayos UV del sol.

Otro estudio (2) estimó que el Aceite de Coco ofrece un factor de protección solar (SPF) de 7, aunque esta protección es inferior a la requerida en algunos países.

2 – Aumentar el metabolismo con Aceite de Coco

El Aceite de Coco contiene triglicéridos de cadena media (MCTs). Estos ácidos grasos se absorben rápidamente en el organismo y pueden incrementar el número de calorías que el cuerpo quema en estado de reposo (3).

Estudios realizados han concluido que los triglicéridos de cadena media (MCTs) pueden incrementar significativamente el metabolismo basal, al menos de manera temporal (4, 5). Otro estudio (6) encontró que consumir entre 15 y 30 gramos de Aceite de Coco incrementaba las calorías usadas de media en 120 en un período de 24 horas.

3 – Cocinar con seguridad a altas temperaturas

El Aceite de Coco contiene una gran cantidad de grasa saturada. De hecho, aproximadamente el 87% de la grasa del Aceite de Coco es saturada (7). Esto lo convierte en una de las mejores grasas para utilizar en la cocina, ya sea para freír, hornear o asar. El motivo es que la grasa saturada mantiene su estructura cuando se la somete a altas temperaturas, algo que no ocurre con los ácidos grasos poli-insaturados que se encuentran en otros aceites vegetales.

Algunos aceites como el aceite de maíz y el aceite de cártamo se convierten en compuestos tóxicos cuando se someten a temperaturas elevadas y pueden tener efectos perjudiciales para la salud (8)

4 – Mejora la salud dental con Aceite de Coco

El Aceite de Coco puede ser un gran aliado contra la bacteria, incluyendo el Streptococcus mutans, la bacteria que se encuentra en la boca y causa la placa, la caries y la gingivitis. En un estudio realizado se descubrió que hacer enjuagues bucales con Aceite de Coco durante 10 minutos reducía la cantidad de bacteria de manera tan efectiva como los enjuagues bucales químicos y antisépticos (9).

En otro estudio se demostró que hacer enjuagues bucales con Aceite de Coco de manera diaria reducía la inflamación de las encías y la placa en adolescentes con gingivitis (10)

5 – Reduce la irritación de la piel y el eccema

Distintos estudios muestran que el Aceite de Coco mejora la dermatitis y otros problemas de la piel al menos tan eficazmente como los aceites minerales y otros hidratantes convencionales (11, 12, 13). En otro estudio con niños con Eccema, el 47% de los tratados con Aceite de Coco notó una mejoría notable en su dolencia (13).

6 – Mejora la función cerebral con Aceite de Coco

Salud cerebral con Aceite de CocoLos ácidos grasos de cadena media (MCTs) contenidos en el Aceite de Coco se procesan en el hígado y se convierten en cuerpos cetónicos, que pueden actuar como fuente energética alternativa a la glucosa para el cerebro (14).

Diferentes estudios han concluido que los MCTs tienen beneficios increíbles para algunos problemas del cerebro, incluyendo epilepsia y alzheimer (15, 16, 17). Algunos investigadores recomiendan usar Aceite de Coco como fuente de MCTs para aumentar la producción de cuerpos cetónicos (14).

¿Todavía no tienes Aceite de Coco en casa?

Aquí te recomendamos una marca que no suele defraudar en calidad ni precio y que además proporciona un sabor y un olor natural inigualable, pues no ha sido tratada de manera química en su producción.

Beneficios del aceite de coco Cocofina

Pinche aquí para comprar ahora

7 – Hacer mayonesa saludable con Aceite de Coco

Las mayonesas comerciales que se compran en las tiendas pueden contener aceite de soja y azúcares añadidos. Sin embargo, es fácil hacer mayonesa casera con Aceite de Coco y aceite de oliva. Para ello, basta con emulsionar la mayonesa con aceite de oliva como de costumbre y añadir Aceite de Coco al gusto o viceversa, emulsionar con Aceite de Coco y añadir aceite de oliva al gusto. Si quieres ver más recetas de cocina que utilicen Aceite de Coco, pincha aquí para visitar nuestra sección de recetas.

8 – Hidratar la Piel con Aceite de Coco

El Aceite de Coco es un gran hidratante corporalEl Aceite de Coco es un hidratante maravilloso para la piel, especialmente para brazos, piernas y codos. Se puede usar también para hidratar la cara, aunque no es especialmente recomendable para aquellos que tengan una piel grasa de manera natural. También puede servir de ayuda con talones resecos. Para ello, lo único que hay que hacer es poner una cantidad generosa de Aceite de Coco en la zona a tratar del talón y ponerse encima un calcetín antes de irse a dormir. Repitiendo el tratamiento unas cuantas noches seguidas los efectos se notarán casi de inmediato.

9 – Puede ayudar a combatir infecciones

El Aceite de Coco Virgen tiene una serie de propiedades anti bacterianas que pueden ayudar en el tratamiento de las infecciones. En un estudio se descubrió que el Aceite de Coco puede detener el crecimiento de la bacteria intestinal Clostridium Difficile, llamada comunmente C. diff, que causa diarrea severa (18). También parece que puede combatir con éxito las levaduras, un efecto que se asocia a menudo con el ácido laúrico, el principal ácido graso contenido en el Aceite de Coco, que es precursor de la monolaurina, un antibiótico natural que produce el organismo humano (19).

10 – Aumentar el colesterol bueno (HDL)

El Aceite de Coco ha demostrado aumentar los niveles de colesterol en algunas personas. Sin embargo, este efecto ha sido más consistente y potente a la hora de incrementar el colesterol “bueno”, el HDL (20, 21, 22). En un estudio con mujeres que tenían obesidad abdominal se descubrió que el colesterol HDL, el llamado colesterol “bueno” aumentó en el grupo de las mujeres que consumían Aceite de Coco, mientras que se redujo en el grupo de las mujeres que consumían aceite de soja (22).

11 – Hacer chocolate sin azúcar

El chocolate casero puede ser una buena forma de consumir Aceite de Coco en la dieta y obtener su beneficios para la salud. Es importante recordar que el chocolate casero hecho con Aceite de Coco debe guardarse en la nevera porque se derrite por debajo de 24º C. Si necesitas una receta para hacer el chocolate sin azúcar casero con Aceite de Coco, suscríbete a nuestro blog aquí y te la enviaremos en breve por correo electrónico.

Recibe las recetas de manera gratuita

Suscríbete al blog de manera gratuita dejando tu dirección de correo electrónico aquí para recibir automáticamente los nuevos artículos y recetas sobre el Aceite de Coco que vayamos publicando en esta web. No usaremos tu correo electrónico para nada ajeno a este blog ni recibirás correo basura de nuestra parte.

12 – Puede reducir la grasa abdominal

El Aceite de Coco podría ayudar a reducir la grasa abdominal, también llamada grasa visceral, que es la que se asocia principalmente a los riesgos para la salud como la diabetes tipo 2 y las enfermedades cardiovasculares (21, 22, 23). En un estudio, hombres obesos perdieron 1 pulgada (2,54cm) de grasa abdominal añadiendo 2 cucharaditas de Aceite de Coco (30 ml) a su dieta (21).

Otro estudio observaba mujeres que estaban sujetas a dietas hipocalóricas. Aquellas mujeres que tomaban 2 cucharaditas de Aceite de Coco al día (30ml) obtuvieron una disminución de su talla de cintura mientras que las mujeres que tomaban 2 cucharaditas de aceite de soja acabaron con un aumento de su talla de cintura (22).

13 – Proteger el pelo del daño externo

El Aceite de Coco en el peloEl Aceite de Coco puede proteger el pelo del daño externo como ya avanzamos en este otro artículo. En un estudio se comparó los efectos del Aceite de Coco, del aceite mineral y del aceite de girasol en el cabello. Sólo el Aceite de Coco redujo la pérdida de proteínas del cabello cuando se aplicaba antes o después del champú. Los resultados fueron notables tanto con cabello dañado como con cabello sano. Los investigadores concluyeron que la estructura específica del ácido laúrico contenido en el Aceite de Coco -el principal ácido graso del Aceite de Coco- puede penetrar en el tallo del cabello de un modo que otras grasas no logran (24).

14 – Reducir el apetito y la ingesta de alimentos

Los ácidos grasos de cadena media (MCTs) contenidos en el Aceite de Coco pueden reducir significativamente el apetito, lo que conlleva una reducción espontánea de calorías ingeridas (3, 25, 26). En un pequeño estudio, los hombres que siguieron una dieta rica en MCTs acabaron consumiendo menos calorías que los hombres que seguían bajas en MCTs (26).

15 – Mejorar la cicatrización de heridas

Un estudio descubrió que las ratas cuyas heridas eran tratadas con Aceite de Coco redujeron sus marcadores inflamatorios y produjeron más colágeno, un componente primordial de la piel. Como resultado, sus heridas cicatrizaron mucho antes (27). Si quieres usar el Aceite de Coco para ayudar a sanar tus heridas más rápido, aplica una pequeña porción de Aceite de Coco directamente en la herida y cúbrela con una tirita o apósito. Si, por otro lado, quieres reducir arrugas y mejorar el estado de tu piel, y especialmente si tienes más de 35 años, es probable que la producción de colágeno en tu cuerpo ya sea insuficiente y por eso aparecen arrugas y manchas. En ese caso, quizás quieras leer este artículo sobre como elegir el mejor suplemento de colágeno para revertir los efectos del tiempo en la piel.

16 – Mejorar la salud osea con Aceite de Coco

Estudios en animales sugieren que los antioxidantes naturales presentes en el Aceite de Coco pueden proteger la salud osea neutralizando radicales libres, que pueden causar daño a las células de los huesos (28, 29). Un estudio de seis semanas llevado a cabo con ratas concluyó que el grupo que recibía el 8% de sus calorías del Aceite de Coco obtuvo un aumento significativo de su masa osea, mejorando su estructura osea (29).

17 – Hacer un insecticida no tóxico

Algunos aceite esenciales pueden ser una manera natural de repeler los insectos y evitar sus picaduras y mordeduras. Sin embargo, en lugar de aplicar estos aceites esenciales directamente sobre la piel, es necesario combinarlos con otros aceites. En un estudio realizado con aceites esenciales tailandeses se demostró que combinándolos con Aceite de Coco protegían más del 98% contra las picaduras de ciertos tipos de mosquito (30).

18 – Combatir la cándida con Aceite de Coco

La Candida Albicans es el hongo responsable de las infecciones por levadura, que habitualmente ocurren en zonas calientes y húmedas del cuerpo humano, como la boca o la vagina. En ensayos de laboratorio se sugirió que el Aceite de Coco podía ayudar a combatir las infecciones por cándida (31, 32). Los investigadores concluyeron que el Aceite de Coco podía ser tan efectivo como el fluconazole, la medicación antihongos que habitualmente se receta para tratar las infecciones por cándida (32).

¿Todavía no tienes Aceite de Coco en casa?

Aquí te recomendamos una marca que no suele defraudar en calidad ni precio y que además proporciona un sabor y un olor natural inigualable, pues no ha sido tratada de manera química en su producción.

Beneficios del aceite de coco Cocofina

Pinche aquí para comprar ahora

19 – Eliminar manchas con Aceite de Coco

El Aceite de Coco puede usarse para eliminar manchas, incluso de muebles y alfombras. Combinando una parte de Aceite de Coco y una parte de bicarbonato sódico se puede mezclar hasta obtener una pasta. Esta pasta se puede aplicar directamente sobre las manchas, dejar actuar durante cinco minutos y posteriormente eliminar la pasta y la mancha con un trapo.

20 – Reducir la inflamación con Aceite de Coco

Bastantes estudios animales demuestran que consumir Aceite de Coco proporciona potentes efectos anti-inflamatorios (33, 34, 35). Estudios con humanos sugieren que consumir Aceite de Coco puede reducir los marcadores del estrés oxidativo, especialmente cuando se compara con la ingesta de grasas insaturadas. Sin embargo, los investigadores sugieren que deben realizarse más pruebas y estudios (36).

21 – Desodorante natural de Aceite de Coco

Aunque el sudor no tiene olor, la bacteria que vive en la piel puede producir olores no deseados al contacto con el sudor. El potente efecto anti-bacteriano del Aceite de Coco lo convierten en un magnífico desodorante natural que no contiene químicos. Se pueden encontrar muchas recetas para hacer desodorante con Aceite de Coco, y en esta lista de 300 usos del Aceite de Coco tienes alguna pista de por donde empezar.

22 – Fuente de energía inmediata

Uso del Aceite de Coco en la práctica deportiva

Uso del Aceite de Coco en la práctica deportiva

El Aceite de Coco contiene muchos triglicéridos de cadena media (MCTs), que son procesados en el cuerpo humano de manera distinta a los triglicéridos de cadena larga que habitualmente consumimos en la dieta. Estas grasas saludables pasan directamente al hígado, donde pueden convertirse en fuente inmediata de energía que no eleva los niveles de glucosa en sangre (3).

23 – Curar las cutículas dañadas con Aceite de Coco

El Aceite de Coco puede usarse para reparar las cutículas y los padrastros. Para ello, basta con aplicar una pequeña cantidad de  Aceite de Coco en las cutículas y masajear unos instantes. Haciendo esto unas pocas veces por semana, los resultados son asombrosos.

24 – Tratar los síntomas de la artritis

La artritis se caracteriza por el dolor y la rigidez de las articulaciones debido a la inflamación. Estudios con animales sugieren que los antioxidantes llamados polifenoles que se encuentran en el Aceite de Coco pueden aliviar los síntomas de la artritis. En un estudio con ratas con artritis se descubrió que los polifenoles del Aceite de Coco reducían la hinchazón y diversos marcadores inflamatorios (37).

25 – Darle brillo a los muebles de madera

El Aceite de Coco puede mantener tus muebles brillantes y pulidos. Además de añadir belleza natural a la madera, el Aceite de Coco parece funcionar como repelente al polvo. Además, los muebles tratados con Aceite de Coco disfrutan de un dulce y fresco aroma tropical, no como muchos muebles de madera que están tratados con químicos industriales y huelen mal con aromas fuertes.

26 – Quitar maquillaje de los ojos con Aceite de Coco

El Aceite de Coco es un desmaquillante natural de ojos suave y efectivo. Para probarlo, aplicar con un algodón de maquillaje y con suaves trazos hasta que todo el maquillaje desaparezca de los ojos.

27 – Mejorar la salud hepática con Aceite de Coco

Cetoacidósis Diabética

Cetoacidósis Diabética

Estudios con animales sugieren que las grasas saturadas del Aceite de Coco pueden ayudar a proteger la función del hígado de los daños producidos por el alcohol o la exposición a ciertas toxinas (38, 39). En un estudio, ratones tratados con Aceite de Coco después de haber sido expuestos a compuestos tóxicos vieron reducidos sus marcadores inflamatorios del hígado al tiempo que incrementaban la actividad de las enzimas hepáticas beneficiosas (39).

28 – Bálsamo para labios cortados

El Aceite de Coco es un bálsamo natural para los labios cortados. Proporciona hidratación para los labios de manera continuada, protección contra el sol y además se aplica de manera sencilla y suave gracias a que se derrite al contacto con la piel.

29 – Aceite de Coco para Ensaladas

Si prefieres preparar tus propios aliños para ensalada, te recomendamos que pruebes a realizar algunos con Aceite de Coco. Por ejemplo, todas las ensaladas a las que quieras añadir un toque tropical o asiático, tendrán mejor sabor si utilizas Aceite de Coco. Además, obtendrás beneficios para tu salud al tiempo que disfrutar de un fresco y agradable sabor y aroma.

¿Todavía no tienes Aceite de Coco en casa?

Aquí te recomendamos una marca que no suele defraudar en calidad ni precio y que además proporciona un sabor y un olor natural inigualable, pues no ha sido tratada de manera química en su producción.

Beneficios del aceite de coco Cocofina

Pinche aquí para comprar ahora

Bibliografía

Receta para hacer Crepes con Aceite de Coco

Una súper Receta con un súper Alimento Natural


Receta para hacer Crepes con Aceite de Coco

Los crepes tienen diferentes nombres según qué parte del mundo nos encontremos: frisuelos o filloa, pancakes, blinis, piadina, tortitas, …pero todos tienen algo en común, ¡están buenísimos!

En su origen, como dato curioso, se elaboraban crepes porque se quería acabar en los hogares con los excedentes de mantequilla, manteca y huevos antes de que diese comienzo el período de Cuaresma en la tradición cristiana.

Hay muchas maneras de cocinarlos o comerlos, y en esta ocasión presentamos una variante que sustituye a la mantequilla por un alimento con propiedades más saludables y que además le darán un toque de sabor diferente y fresco: el Aceite de Coco.

INGREDIENTES y PREPARACIÓN

¿Quieres saber el secreto de unos ricos y tiernos crepes? Si todos los ingredientes que componen la receta los tienes previamente a temperatura ambiente, te estarás garantizando un resultado cercano al 10, ¡sólo faltará ponerle cariño para conseguir el sobresaliente!

Por lo general, el Aceite de Coco lo tendrás en estado sólido, incluso estando a temperatura ambiente, pero no te preocupes porque te damos más adelante un consejo perfecto para que lo utilices sin ningún problema.

Qué necesitas

 1 Taza de harina, aconsejamos Harina para Tortas porque la diferencia con otras harinas es:

  • La Harina Todo Uso es una mezcla de trigo blando y duro y contiene entre 10%-12% de proteína, lo que hace que tus crepes salgan menos tiernos que con la harina para tortas.
  • La Harina para Pan contiene gluten y entre un 12%-14% de proteína, con su uso estarás perdiendo esponjosidad respecto a la harina para tortas.

 2 Huevos tamaño grande a temperatura ambiente

 2 ½ Tazas de Leche de Coco: nuestra opción saludable es no usar productos con lactosa, de esta forma sustituimos la leche convencional por leche de coco, haciendo que nuestros crepes sean más sanos y aromáticos.

 Sal al gusto, con 2 pizcas puede bastar. ¿Has probado a cocinar con Sal del Himalaya? Da todo el sabor a tus elaboraciones y además equilibra el ph del cuerpo, contribuye a la buena digestión e incluso ayuda a mejorar el sueño.

½  Cucharadita de Bicarbonato de Sodio: es un truco buenísimo para lograr unos crepes más gruesos y esponjosos al actuar como una levadura natural conforme se va calentando.

1 Cucharada de Vainilla. La mezcla del aroma de la vainilla y el Aceite de Coco dan como resultado una mezcla de sabores y aromas muy apetecibles.

 2 Cucharadas de Aceite de Coco Virgen Ecológico.

 Un poco de miel, de esta forma estaremos sustituyendo el azúcar en nuestra receta haciéndola más original y saludable.

 Complementos al gusto: fresas o fresones para aportar color y frescor al postre, chocolate fundido o miel de caña para dar el toque dulce irresistible, etc.

Preparación Crepes con Aceite de Coco

En un bol grande batimos los huevos con la leche de coco, agregamos la sal, el bicarbonato de sodio y un poco de miel. En ese momento empezamos a agregar la harina para tortas removiendo hasta que notemos la textura suave y uniforme. Finalmente añadimos la vainilla junto al Aceite de Coco, y como por lo general lo tendremos en estado sólido, se bate muy bien con la mezcla hasta conseguir integrar completamente el aceite, quedando así una masa homogénea.

Es el momento de empezar a cocinar los crepes. Cogemos una sartén (a ser posible antiadherente), calentamos una cucharada de aceite de coco y distribuimos bien para favorecer un fácil manejo del crepe en el cocinado; llenamos un cucharon con la mezcla y lo vertemos al centro de la sarten cuando ésta haya cogido ya una temperatura medio/alta; vamos girando e inclinando la sartén para que nuestra mezcla cubra toda la base.

Los tiempos son muy importantes para que el resultado sea espectacular en sabor y a la vista, el secreto está en dejar la masa cocinar a temperatuda media/alta hasta ver que los bordes van cambiando a un color dorado. A continuación nos ayudamos de una espátula de cocina para darle la vuelta a nuestro crepe, la clave es ir despegando todos los bordes hasta que quede suelta. Esta vez el crepe necesitará menos tiempo para terminar de coger ese color dorado característico antes de ser apartado a un plato.

Puede que notes que la mezcla, una vez hecha, adquiera un aspecto grumoso; esto se debe a que el Aceite de Coco usado tiende a querer recuperar su estado sólido, pero no te preocupes porque al batirlo de nuevo todo vuelve a ser una masa uniforme.

Tú decides cómo comerlos, si rellenarlos de fruta , de vegetales, de elementos salados  o dulces como el chocolate, … Sólo nos queda decirte: ¡Que aproveche!


Aspectos a tener en cuenta a la hora de Comprar Aceite de Coco

Es importante asegurarse que el Aceite de Coco que compremos es Virgen, obtenido de la primera prensada en frío, que no ha sido hidrogenado, desodorizado, blanqueado ni modificado de ningún otro modo.

Hay que cerciorarse de que el Aceite de Coco Virgen a adquirir tenga Certificación de Virgen y de Ecológico (Organic).

Un aspecto a revisar es que el bote de Aceite de Coco Virgen no contenga ingredientes modificados genéticamente (GMO).

Algo que puede pasar desapercibido es el precinto del envase: por su precio, algunos comerciantes compran al por mayor y reenvasan con su propia marca sin tener en cuenta las mínimas medidas higiénicas que garanticen la calidad y seguridad del producto.


¿Dónde puedo encontrar Aceite de Coco Virgen?

El Aceite de Coco Virgen se puede encontrar en gran variedad de formatos y tiendas. Nosotros siempre recomendamos Cocofina porque tiene una relación calidad-precio excepcional.

Cualquiera de las dos variedades de Aceite de Coco Virgen Certificado Cocofina, ya sea Virgen Certificado o Virgen Ecológico son adecuados para su uso cotidiano en nuestro hogar.

Tiendas online como OutletSalud.com se aseguran de que cumplan todos los requisitos que un Aceite de Coco Virgen de calidad debe superar.

Ya sabes, si quieres empezar a incluir Aceite de Coco en tu vida cotidiana, asegúrate de que éste sea Aceite de Coco Virgen Certificado o Ecológico (Organic) como por ejemplo, el Aceite de Coco sin aditivos y sin haber sido sometido a ningún proceso químico.

¿Te gustaría saber más sobre el Aceite de Coco Virgen?

Suscríbete al blog de manera gratuita dejando tu dirección de correo electrónico aquí para recibir automáticamente los nuevos artículos sobre el Aceite de Coco que vayamos publicando en esta web. No usaremos tu correo electrónico para nada ajeno a este blog ni recibirás correo basura de nuestra parte.

El Aceite de Coco y el Cerebro

Es importe ponernos primero en situación hablando sobre cómo funciona el cerebro humano para así entender mejor qué beneficios aporta el Aceite de Coco a este órgano tan fundamental.

Existen 2 compuestos en nuestro cerebro que están intensamente relacionados y son los culpables de su correcto funcionamiento: la glucosa y la insulina. Te damos las claves fundamentales de ambos compuestos al final del post para que conozcas bien su influencia en el cerebro. [Pincha aquí para ir a Glucosa] [Pincha aquí para ir a Insulina]

A lo largo de nuestra vida podemos atravesar episodios de baja glucosa y es entonces cuando el cerebro se nutre de los llamados cuerpos cetónicos o cetoácidos, compuestos químicos encargados de suministrar energía al cerebro en situaciones especiales y de déficit de glucosa.

¿Y qué relación tiene el Aceite de Coco con los Cuerpos Cetónicos? (Afortunadamente mucha)

Cuerpos Cetónicos o Cetoácidos

f

Producidos por Triglicéridos de Cadena Media (TCM)

f

El Aceite de Coco se compone de un 92% de ácidos grasos saturados

f

Más de la mitad de esos ácidos grasos es Ácido Láurico

f

El Ácido Láurico es el principal ácido graso del que se componen los Triglicéridos de Cadena Media

f

Los Triglicéridos de Cadena Media generan Cuerpos Cetónicos

Como hemos visto, el Aceite de Coco con su elevado porcentaje de Ácido Láurico, es un elemento muy eficaz a la hora de generar cuerpos cetónicos y, además, esa producción tiene lugar de manera inmediata después de su toma.

¿Qué Beneficios tienen los Cuerpos Cetónicos generados por el Aceite de Coco?

Ocurre un fenómeno muy importante con la grasa procedente del Aceite de Coco: los triglicéridos de cadena media contenidos en el Aceite de Coco son digeridos de forma distinta a como lo hacen otras grasas, en lugar de ser almacenado como grasa, es nuestro hígado el encargado de convertirlo directamente en cuerpos cetónicos para beneficio de la función cerebral.

Estos son los increíbles beneficios de los cuerpos cetónicos:

  • Dan energía y alimentan al cerebro en momentos de niveles bajos de glucosa.
  • Ayudan a evitar la atrofia cerebral.
  • Mejoran la función neuronal y nerviosa tras un daño.
  • Tras un episodio de falta de oxígeno en adultos y recién nacidos, ayudan a la recuperación cerebral.
  • Reducen el riesgo de padecer tumores de origen canceroso.

Con el paso de los años, al igual que nuestra piel, el cerebro sufre un envejecimiento; o lo que es lo mismo, se vuelve más resistente a la insulina dificultando el uso de la glucosa como fuente de energía. Es entonces cuando los cuerpos cetónicos se convierten en un recurso vital para minimizar el desgaste que sufre el cerebro por el paso del tiempo.

Investigaciones afirman que el Aceite de Coco mejora la Habilidad Cognitiva

Investigadores de la Memorial University of Newfoundland con sede en St. John’s (Canadá) realizaron en 2014 el estudio denominado “El Aceite de Coco atenúa los efectos del beta amiloide en las neuronas corticales in vitro” (fuente). Estas fueron las conclusiones:

(Division of BioMedical Sciences, Faculty of Medicine – Memorial University of Newfoundland, St. John’s, NL, Canada)

Este mismo mes de Noviembre medios de todo el mundo se han hecho eco de una noticia muy esperanzadora sobre el hallazgo de una proteína que protegería contra el Alzheimer, el cual fue llevado a cabo por científicos del Instituto Gladstone y la Universidad de California en San Francisco (EE.UU.).

El artículo publicado en la revista Journal of Neuroscience (fuente) refuerza la idea descrita en la investigación antes mencionada del 2014: el efecto de la nueva proteína es lo suficientemente poderoso para contrarrestar los niveles del péptido beta amiloide (principal constituyente de las placas seniles que se acumula en el cerebro de los enfermos de alzheimer) con el fin de proporcionar una mayor capacidad de recuperación y potenciar las funciones cerebrales.

Equiparando el efecto de esta nueva proteína con el del Aceite de Coco, ambos constituyen elementos capaces de contrarrestar los efectos negativos de los péptidos beta amiloide, posibles agentes causales del desarrollo de la enfermedad de Alzheimer..

Si deseas saber más acerca del péptido beta amiloide, puedes consultar los trabajos de revisión sobre este componente de la Dra. Silvia Gra Menéndez, el Dr. Noel Padrón Pérez y el Dr. Juan de Jesús Llibre Rodríguez en este enlace.

Saber más acerca de…

La Glucosa

En la escuela fue lo primero que nos dijeron sobre el cerebro: “es el centro de nuestro sistema nervioso“, pero de lo que a menudo no somos conscientes es de cuál es el “alimento” o “fuente de energía” de nuestro cerebro, y no es otra que la glucosa presente en la sangre.

Estamos ingiriendo glucosa cuando tomamos fruta, productos lácteos, el chocolate, algunos panes o miel, y es mediante el proceso de digestión cuando se absorbe directamente al torrente sanguíneo para que sea utilizado por las células como combustible y se lleve así a cabo la respiración celular.

¿Cómo afecta la glucosa a nuestro cerebro?

  • Niveles Bajos de Glucosa (hipoglucemia): estudios como el del doctor J. Caballero-Corchuelo “Efectos neurológicos de la Hipogleucemia” del Centro Nacional para la Información Biotecnológica de EEUU (fuente), concluyen que el descenso de glucosa en sangre puede provocar daños neurológicos agudos, convulsiones o temblores y alteraciones cognitivas en poblaciones vulnerables como niños y ancianos.
  • Niveles Altos de Glucosa (hiperglucemia): estudios científicos dirigidos por el doctor R. Nick Bryan de la Universidad de Pennsylvania (fuente) descubrieron en 2014 que aquellos pacientes con diabetes tipo 2 y niveles elevados de glucosa presentaban menos tejido cerebral. Esto es debido a que los niveles altos de glucosa darían lugar a la formación de un mayor número de radicales libres causantes de una inflamación, lo que origina un envejecimiento mayor del cerebro por la desaparición acelerada de las células cerebrales.

La Insulina

Se trata de la hormona natural producida por el páncreas encargada de regular la cantidad de glucosa en sangre. Con el proceso de envejecimiento, nuestro cerebro se torna más resistente a la hormona de la insulina y esto provoca que sea más difícil el uso de la glucosa como fuente de energía.

Si algo está bien asentado y asimilado por la comunidad científica es la importancia de la insulina para el correcto funcionamiento de nuestro cerebro; investigadores sobre el Alzheimer de todo el mundo coinciden en que una de las principales causas de esta enfermedad neurodegenerativa es la deficiencia de insulina.

Muchos de los estudios sobre cómo hacer frente al Alzheimer se basan en dar con una terapia farmacológica que actúe como factor de supervivencia para las células neuronales, y no existe mejor agente neuroprotector que la propia insulina frente a la inflamación cerebral (principal causante del deterioro cognitivo).


Aspectos a tener en cuenta a la hora de Comprar Aceite de Coco

Es importante asegurarse que el Aceite de Coco que compremos es Virgen, obtenido de la primera prensada en frío, que no ha sido hidrogenado, desodorizado, blanqueado ni modificado de ningún otro modo.

Hay que cerciorarse de que el Aceite de Coco Virgen a adquirir tenga Certificación de Virgen y de Ecológico (Organic).

Un aspecto a revisar es que el bote de Aceite de Coco Virgen no contenga ingredientes modificados genéticamente (GMO).

Algo que puede pasar desapercibido es el precinto del envase: por su precio, algunos comerciantes compran al por mayor y reenvasan con su propia marca sin tener en cuenta las mínimas medidas higiénicas que garanticen la calidad y seguridad del producto.


¿Dónde puedo encontrar Aceite de Coco Virgen?

El Aceite de Coco Virgen se puede encontrar en gran variedad de formatos y tiendas. Nosotros siempre recomendamos Cocofina porque tiene una relación calidad-precio excepcional.

Cualquiera de las dos variedades de Aceite de Coco Virgen Certificado Cocofina, ya sea Virgen Certificado o Virgen Ecológico son adecuados para su uso cotidiano en nuestro hogar.

Tiendas online como OutletSalud.com se aseguran de que cumplan todos los requisitos que un Aceite de Coco Virgen de calidad debe superar.

Ya sabes, si quieres empezar a incluir Aceite de Coco en tu vida cotidiana, asegúrate de que éste sea Aceite de Coco Virgen Certificado o Ecológico (Organic) como por ejemplo, el Aceite de Coco sin aditivos y sin haber sido sometido a ningún proceso químico.

Si estás listo para comprobar los increíbles efectos del Aceite de Coco en tu pelo, piel y organismo en general, podrás conseguir tu primer bote en tiendas online como OutletSalud.com.

¿Te gustaría saber más sobre el Aceite de Coco Virgen?

Suscríbete al blog de manera gratuita dejando tu dirección de correo electrónico aquí para recibir automáticamente los nuevos artículos sobre el Aceite de Coco que vayamos publicando en esta web. No usaremos tu correo electrónico para nada ajeno a este blog ni recibirás correo basura de nuestra parte.

Aceite de Coco, el Veneno más Sano

Titulares en la prensa mundial

De superalimento nada: el aceite de coco es puro veneno, según una experta de HarvardDe ‘superalimento’ nada: el aceite de coco es “puro veneno”, según una experta de Harvard

Una profesora de Harvard enciende el debate sobre el aceite de coco al calificarlo de veneno puroUna profesora de Harvard enciende el debate sobre el aceite de coco al calificarlo de “veneno puro”

A Harvard professor just busted the myth that coconut oil is good for you, calling it pure poisonA Harvard professor just busted the myth that coconut oil is good for you, calling it ‘pure poison’

Profesora Karin B. Michels


Doctora en Epidemiología Karin B. Michels

Karin B. Michels
Profesora y Directora del Departamento de Epidemiologíade la Universidad de UCLA, Los Angeles, California [Fuente: ver aquí]
Profesora Adjunta de Epidemiología de la Escuela de Salud Pública TH Chan de Harvard, Cambridge, Massachusetts [Fuente: ver aquí]

Vídeo  original  de la polémica “Coconut Oil and other Nutritional Errors” | ELIMINADO


Vídeo original Profesora Karin B. Michels

Interlocutora: Profesora Karin B. Michels
Lugar: Universidad de Friburgo (Alemania)
Fecha de la conferencia: 30 de Junio 2018
Duración: 50 minutos
Asistentes: 500 aproximadamente
[Idioma: Alemán]

Publicación en Facebook de la Universidad de Friburgo, lugar de la Conferencia


Página de Facebook: Universidad de Friburgo
Fecha de la publicación: 12 de Julio 2018

Hemos empezado este artículo como todo artículo que pretenda ser considerado serio debería hacer, dando la información contrastada de quien o quienes son protagonistas de la noticia y a la vez poniendo en situación de los antecedentes que nos han traído aquí.

Si estás leyendo estas líneas es porque en un 99% ya sabrás cuál es el actor principal que ha hecho correr ríos de tinta desde mediados de Julio a esta parte; pero también en un 99,9% te encontrarás contemplando este artículo con una idea bastante clara y formada de lo que para ti supone tener (o no) Aceite de Coco en tu vida.

Dicho esto, desde Aceitedecoco.org queremos que durante tu lectura tengas presente una cosa importante: nuestra intención nunca será hacerte creer en algo o tratar de cambiar tus convicciones. ¿Que por qué hemos tardado tanto en poner nuestra voz a esta noticia? Fundamentalmente por dos motivos:

  1. Porque si a cada mala noticia o valoración sobre el Aceite de Coco tuviésemos que hacer un artículo, este blog debería cambiarse el nombre a Defenderalaceitedecoco.org .
  2. Sabíamos que sólo era cuestión de tiempo que la información y argumentos relacionados con el famoso vídeo de la profesora Karin Michels fueran poco a poco perdiendo peso e incluso se pusieran de manifiesto las incongruencias de los medios que dieron a conocer la noticia en un primer momento.

Si hay una lección de vida que tenemos como buena costumbre aplicar es: nunca actúes en caliente, observa cómo lo que al principio crees estar viviendo como un terremoto de magnitud 7, con el paso de los días va quedando en un gran susto.

Breve resumen…

Si eres de las (pocas) personas que se encuentran un poco desubicadas y estás con las manos en la cabeza o frotándote los ojos, te resumimos: el 30 de Junio de este año 2018 la doctora experta en Epidemiología Karin Michels, que trabaja a tiempo completo en la Universidad de UCLA de California (EE.UU), llevó a cabo una conferencia de una duración aproximada de 50 minutos en la Universidad de Friburgo (Alemania).

El título de la conferencia era “Coconut Oil and Other Nutritional Errors” (“El Aceite de Coco y otros Errores Nutricionales”) y el principal titular extraído de esos 50 minutos que ha dado la vuelta al mundo en prensa y miles de blogs es “El Aceite de Coco es veneno puro”.

¿Por qué tanta polémica?

Bueno, la pregunta tiene una respuesta obvia: cuando un producto que está en boca (y en la vida) de millones de personas (hay culturas, como por ejemplo la India, que considera al Aceite de Coco como elemento fundamental de subsistencia desde hace siglos) es considerado literalmente “veneno puro” por un docente de la Universidad de Harvard, se convierte en carne de opinión, discusión y especulación en el tiempo que se consume una mecha.

No es la primera vez ni será la última que el “apellido” Harvard sea el argumento más repetido y de mayor peso a la hora de presentar una noticia; si el titular posee la palabra Harvard, la atención se ve multiplicada exponencialmente, y por suerte o por desgracia para la prestigiosa universidad, ese el efecto en el que se apoyan personas y medios de comunicación para dar altavoz a una noticia (ya sea fundamentada o no).

Por tanto, si juntamos uno de los productos naturales más demandados hoy día y la universidad cuya reputación es considerada intachable, tendremos un cóctel explosivo con el que llenar miles de cajas de opiniones y tertulias de debate (para bien o para mal).

Qué se esconde tras el polémico titular

No necesitas tener de amigo a Sherlock Holmes para darte cuenta de ciertos detalles que llaman la atención y que suscitan algunas preguntas:

“La profesora de Harvard”

Todos los titulares hacen uso de la expresión “la profesora de Harvard”. Como acabamos de decir, es muy útil usar el nombre de Harvard en la noticia para darle más peso, pero ocurre que la profesora Karin Michels trabaja a “full time” (ver ficha) en la Universidad de UCLA siendo la directora del Departamento de Epidemiología, pero no es eso precisamente de lo que los medios se hacen eco. ¿No tendrá más importancia ser la directora del Departamento de Epidemiología de UCLA que profesora adjunta de Harvard?

¿Especialista en nutrición?

A parte del impresionante curriculum de la doctora Michels (master en estadística médica y en epidemiología, doctorado en bioestadística, especialista en epigenética), hay que saber que Michels lidera un laboratorio que estudia el impacto de los eventos durante la vida perinatal (entre las 22 semanas de gestación y las 4 semanas después del parto) en el epigenoma.

Si traducimos este argot médico a nuestro lenguaje cotidiano, la doctora Michels investiga qué factores afectan o alteran la secuencia del ADN en el período que comprende parte de la gestación y parte del posterior desarrollo del bebé.

Es por tanto innegable la aportación de la doctora Karin Michels al mundo de la medicina, y más concretamente al campo de la genética y cómo afecta su alteración en el desarrollo del bebé en su vida tras el parto.

Entonces cabe preguntarse, ¿es realmente Michels especialista en nutrición?¿Puede considerarse una voz acreditada para llevar a cabo de forma tan tajante semejante afirmación?

Lugar de la conferencia

Resulta curioso el lugar donde se celebra la famosa conferencia, ni en Harvard ni en UCLA, tiene lugar en Friburgo y en el idioma alemán, quizás porque fuera allí donde la doctora Michels estudiase medicina.

Si se hubiera llevado a cabo una investigación al respecto junto con la Universidad de Harvard o la propia Universidad de UCLA, ¿no sería más lógico dar la conferencia en una de estas universidades?¿Qué beneficio obtiene la Universidad de Friburgo con esta exposición tan mediática?

¿Qué otros productos fueron nombrados y no han alcanzado tanta repercusión?

Como el propio título de la conferencia rezaba “Coconut Oil and other Nutritional Errors”, no fue sólo el Aceite de Coco el producto en el que se centró la exposición, es más, de los 50 minutos sólo 7 de ellos trataban sobre él.

A continuación te dejamos un enlace a los 51 puntos que fueron presentados por la doctora Karin Michels en la conferencia “Aceite de Coco y otros errores nutricionales”,

51 puntos presentados por la doctora Karin Michels en la conferencia “Aceite de Coco y otros Errores Nutricionales”


Fuente procedente de la web del doctor en biología Wolfgan Feilbiografía | web/artículo

doctor en biología Wolfgan Feil

Profesor en la Universidad de Ciencias Aplicadas de Furtwangen (HFU)consultor de nutrición para los equipos nacionales alemanes en balonmano , voley playa y ultra maratón

Idioma: alemán
Fecha de la publicación: 24 de Agosto 2018

1)  El aceite de coco es veneno porque está hecho de ácidos grasos saturados

2)  La mantequilla debe evitarse

3)  Los ácidos grasos trans son malos

4)  La margarina es mala

5)  El aceite de oliva y el aceite de colza son buenas grasas

6)  El aceite de oliva y el aceite de colza son adecuados para la abrasión

7)  No caliente los ácidos grasos Omega 6 y Omega 3

8)  Deberíamos comer muchos ácidos grasos Omega 3

9)  Los superalimentos son malos ya que se importan y provienen de ubicaciones cuestionables

10)  ¿Necesitamos superalimentos realmente?

11)  Los superalimentos domésticos son suficientes para comer alimentos razonablemente saludables

12)  Hay una deficiencia de vitamina D en la población

13)  El salmón es la comida más rica en vitamina D

14)  Recibimos vitamina D principalmente del sol

15)  La deficiencia de yodo

16)  La deficiencia de ácido fólico conduce a defectos de nacimiento

17)  Las personas mayores a menudo tienen una deficiencia de vitamina B12

18)  La deficiencia de hierro se da principalmente en mujeres

19)  Ya hay suficiente zinc  contenido en la dieta

20)  El azúcar moreno no es más saludable que el azúcar blanco

21)  La fructosa conduce al colesterol malo y al hígado graso

22)  La fructosa es utilizada a menudo por la industria

23)  Los niños siempre sufren de adiposidad hepática

24)  Los edulcorantes no son buenos

25)  La miel es tan mala como el azúcar de mesa

26)  La espinaca no contiene mucho hierro

27)  El ácido oxálico evita que el cuerpo absorba el hierro

28)  Para usar hierro, se necesita vitamina C

29)  Las legumbres tienen mucho hierro

30)  Las nueces son algo bueno

31)  Los ácidos grasos saturados son malos

32)  Aceite de oliva y aceite de colza para saltear

33)  Ácidos grasos simples para enfermedades cardiovasculares

34)  Ácidos grasos monoinsaturados para proteger contra el cáncer

35)  No todas las aguas son iguales: el ácido carbónico causa niveles altos de sangre e hiperacidez

36)  Una dieta libre de gluten conduce a la deficiencia

37)  No hay ninguna razón para comer sin gluten

38)  La dieta Paleo contiene demasiadas calorías

39)  La carne roja es mala

40)  Los veganos son las personas más saludables

41)  Los veganos también se alimentan de manera unilateral

42)  Los huevos son saludables

43)  El café reduce el riesgo de diabetes y protege contra el cáncer

44)  El té es saludable pero no tiene protección contra la diabetes o el cáncer

45)  Principios nutricionales importantes

46)  La sal debe reducirse

47)  Reducir los alimentos de origen animal

48)  Los aceites vegetales son buenos

49)  Comer ensalada con aceites vegetales

50)  La salud está en el intestino

51)  Coma alimentos naturales

Hemos facilitado este documento por el gran trabajo en la recopilación y estructura de la información que se expuso durante la conferencia. En el PDF podrás observar argumentos del propio doctor Wolfgan que apoyan (en verde: RICHTIG) o rechazan (en rojo: FALSCH) cada punto. Al analizar punto tras punto el propio profesor demuestra que no se “casa” con nada ni con nadie, e incluso hace valoraciones tanto positivas como negativas de un mismo punto argumentando cada una de ellas.

Un ejemplo es cuando la profesora Michels habla sobre el café de la siguiente manera (punto 43, página 13 del PDF): El café reduce el riesgo de diabetes y protege contra el cáncer”, llegando a afirmar “apenas puedes decir algo malo sobre el café, con tres o cuatro tazas de café no tengo preocupaciones durante el día”. En este punto el profesor Wolfgan (como lector estarás pensando “estará totalmente en contra de lo que dice esta mujer”, todo lo contrario) argumenta a favor lo siguiente: el café en esta forma moderada aumenta la ingesta de polifenol en el cuerpo, lo que es saludable”. 

Aquí la profesora Michels denota una tendencia a juzgar de forma taxativa los beneficios o perjuicios de un determinado producto, es capaz de “recomendar” el consumo de café aun siendo “varias tazas”; es entonces cuando con sensatez el doctor Wolfgan añade la expresión “consumo moderado” a la efusiva declaración de Michels.

Pero no es sólo en puntos como éste donde Michels hace afirmaciones demasiado simplificadas: también sorprende la sentencia del punto 48 “los aceites vegetales son buenos”, entonces ¿resultan ser más sanos los aceites de cardo, maíz, girasol o soja, que el propio Aceite de Coco?.

Si nos fijamos bien sólo se habla del Aceite de Coco en el primer punto con el tiutlar “El aceite de coco es veneno porque está hecho de ácidos grasos saturados” y en el segundo punto Michels mete en el mismo saco a la matequilla, la manteca de cerdo y la grasa animal junto con el Aceite de Coco, ya que según ella “son todos ácidos grasos saturados que son deseables evitar”, y luego existen otros 49 puntos con varios titulares muy impactantes y revolucionarios que no han llegado a trascender (como por ejemplo los puntos 9, 12, 20, 22, 23, 25, 26, 36, 37, 39, 43, donde se habla de las espinacas, el gluten, la fructosa, el café,…).

Vídeo de la conferencia eliminado, ¿por qué?

El vídeo original de la conferencia fue eliminado del canal que la propia Universidad de Friburgo tiene en el portal de vídeos Youtube en los días en que escribíamos este artículo. Antes de su eliminación, los comentarios ya habían sido desactivados en el propio vídeo debido al intenso debate generado.

Una buena manera de evitar un debate con opiniones tan opuestas es aportar pruebas documentadas que corroboren las afirmaciones que se llevan a cabo, es quizás éste el motivo por el que se vieran obligados a censurar comentarios y finalmente eliminar el vídeo de la doctora Michels.

Cuáles son los estudios en los que basa sus afirmaciones la doctora Michels

En primer lugar los asistentes a la conferencia y todos aquellos que hayan podido visualizar el vídeo actualmente eliminado, han echado en falta mas evidencias científicas respecto a una serie de afirmaciones de tanto peso. La doctora Michels se sirvió de una serie de diagramas comparativos para clasificar a los productos como saludables o no saludables.

Esto ocurrió por ejemplo en el punto 31 “Los ácidos grasos saturados son malos” donde clasificaba a los aceites como ácidos grasos saturados, monoinsaturados y poliinsaturados, sin una base científica para calificar con rotundidad que todos aquellos aceites que ocupaban la columna de los ácidos grasos saturados (aceite de coco, grasa de palma, mantequilla, sebo de carne de vaca, manteca de cerdo) eran perjudiciales, obviando al tan estudiado y testado ácido graso saturado de cadena media Ácido Láurico presente en un elevado porcentaje en el Aceite de Coco y cuyas cualidades beneficiosas han sido demostradas en numerosas ocasiones.

De nuevo volvía a caer Michels en la simplificación, siendo difícil saber a ciencia cierta si lo hacía de forma premeditada o no. Decimos esto último porque ya han existido precedentes muy escandalosos con intereses ocultos de la propia industria alimentaria, viéndose implicada la propia Universidad de Harvard en relación a sus “recomendaciones nutricionales” en la limitación de las grasas saturadas en beneficio del azúcar:

La industria azucarera patrocinó investigaciones para señalar a la grasa y el colesterol como principales culpables dietéticos de las enfermedades del corazón


Fuente: Revista de la Asociación Americana de Medicina (publicó la investigación) | Eldiario.es (se hizo eco de la noticia)
Investigación Interna: Investigación sobre la industria del azúcar y la coronariopatía – Un análisis histórico de los documentos de la industria interna
Fecha: Noviembre 2016

INDICIOS:

Las alarmas saltaron al revisarse varios documentos encontrados por una investigadora de la Universidad de San Francisco, la doctora Cristin Kearns, que muestran que la Fundación para la Investigación sobre el Azúcar (SRF, por sus siglas en inglés) financió un estudio con el claro interés de que se pasara por alto el papel del azúcar en las enfermedades cardíacas y que se señalara en su lugar a las grasas.

Kearns examinó los archivos, entre los que figuraban varias cartas entre la SRF, el profesor del Departamento de Nutrición de la Escuela de Salud Pública de Harvard, Marcos Hegsted, y el que fuera presidente de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia, Roger Adams. Ambos ya fallecidos.

Casualmente, el propio Marcos Hegsted había sido el autor de varios estudios que señalaban que el nivel de glucosa en sangre era mejor indicador de aterosclerosis (medida de la cantidad de sustancias grasas en el interior de las arterias) que el de colesterol y que, por tanto, relacionaban de manera directa el azúcar con con enfermedades cardíacas (todo lo contrario a lo expuesto en el estudio financiado por la SRF).

CONCLUSIONES DE LA INVESTIGACIÓN:

Los hallazgos sugieren que la industria del azúcar patrocinó un programa de investigación en las décadas de los 60’s y 70’s con el fin de arrojar dudas sobre los riesgos del azúcar y promoviera de manera malintencionada que la grasa es la culpable de la dieta en la enfermedad coronaria,  obviando el perjuicio causado por un elevado consumo de hidratos de carbono.

En particular, el estudio centró su atención en dos artículos científicos publicados en 1967 por varios investigadores de Harvard en la revista The New Englan Journal of Medicine y que pudieron haber influido en las recomendaciones nutricionales que se siguieron durante las décadas posteriores en EEUU.

Curiosamente, según lo leído, fueron precisamente profesores de la Universidad de Harvard los principales partícipes de unos estudios que siembran una inquietante duda sobre la intención para la que fueron financiados.

Deberíamos exigir a los comités de formulación de políticas alimentarias algo que se les presupone: considerar dar menos peso a los estudios financiados por la industria alimentaria e incluir estudios científicos basados en ensayos clínicamente testados.

La investigadora y profesora en Nutrición Marion Nestle habla de la influencia de la industria alimentaria en los estudios científicos


Marion NestleMarion Nestle, investigadora del Departamento de Nutrición, Estudios de Alimentación y Salud Pública de la Universidad de Nueva York

Fuente: consultar

La que fuera investigadora del Departamento de Nutrición, Estudios de Alimentación y Salud Pública de la Universidad de Nueva York, explicó en un artículo de la Revista de la Asociación Americana de Medicina:

“Estos documentos dejan claro que la intención del estudio financiado por la industria era llegar a una conclusión inevitable. Los investigadores sabían lo que el patrocinador esperaba y eso fue lo que hicieron. Hoy en día, es casi imposible contar la cantidad empresas de alimentos que patrocinan investigaciones que suelen dar resultados favorables a sus intereses.

La influencia de las empresas socava la confianza del público en los científicos, contribuye a la confusión sobre qué se debe comer y puede orientar las Guías Alimentarias en una dirección que no vaya en el interés de la salud pública. Este hallazgo debe servir como advertencia no sólo a los políticos, sino también a los investigadores, revisores, editores de revistas y periodistas de la necesidad de considerar el daño que pueden hacer a la credibilidad científica y a la salud pública los estudios financiados por las compañías de alimentos”.

Las malas prácticas que denuncia la profesora Nestle quedan retratadas en estos dos ejemplos recientes:

  1. Investigación periodística llevada a cabo por el New York Times (9 Agosto de 2015): Coca Cola invirtió millones de dolares para evitar la relación entre la obesidad y el consumo de bebidas azucaradas. Unos años antes, en 2012, investigadores de la Universidad de California en San Francisco (Robert H. Lusting, Laura A. Schmidt y Claire D. Brindis) afirmaron que el azúcar creaba adicción en un artículo de la Revista Nature, y alertaban de las graves consecuencias para la salud al causar obesidad o diabetes.
  2. Investigación realizada por la agencia Associated Press (enlace a la fuente roto): desvela cómo los fabricantes de golosinas y chocolates Butterfingers, Hershey y Skittles, trataban de influenciar a su favor en los estudios científicos.

Como se ha visto en el pasado, no debería bastar con mencionar a la Universidad de Harvard para convertir una conferencia sobre nutrición en un polvorín. Son necesarios documentos científicos probatorios sobre una afirmación tan severa.

El Aceite de Coco lleva mucho tiempo siendo un elemento contra el que muchas corporaciones han lidiado intentando desprestigiarlo en busca de un beneficio propio, y siempre se han topado con la misma respuesta: estudios que han demostrado sus beneficios tanto nutricionales como cosméticos.

Comunicado de la Dra. Karin Michels posterior a su conferencia

La propia Dra. Michels emitió un comunicado con el fin de matizar y explicar el por qué había asociado la expresión “veneno puro” al Aceite de Coco (aquí el PDF).

Toda su hipótesis la desarrolla entorno al siguiente dato: el Aceite de Coco se compone en un 92% de grasa saturada y aproximadamente la mitad de esa grasa son ácidos grasos de cadena media. Concluye asumiendo que el Aceite de Coco es perjudicial haciendo una simple asociación: como la grasa saturada aumenta los niveles de colesterol LDL (el denominado coloquialmente “colesterol malo”) y, el Aceite de Coco, como ella acababa de mencionar, se compone en su mayoría de esta grasa, debes considerar al Aceite de Coco un elemento capaz de causarte un ¡ataque cardíaco! (citamos textualmente).

Tras esa teoría asociativa, dice textualmente algo que ya no resulta ser tan negativo respecto al Aceite de Coco: “la mitad de los ácidos grasos saturados del Aceite de Coco es Ácido Láurico que es un ácido graso de cadena media capaz de aumentar el HDL o (coloquialmente) “colesterol bueno”. Los estudios realizados sobre este tema a menudo utilizan aceites especialmente preparados a base de ácidos grasos 100% de cadena media, no el Aceite de Coco disponible comercialmente que es un producto completamente diferente”.

¡Vaya! Es para estar cuanto menos confundido o confundida, ¿por qué los medios de comunicación no se han preocupado del mismo modo en difundir las conclusiones expuestas en este comunicado? Resulta que en palabras de la doctora Michels el Aceite de Coco refinado NO y Aceite de Coco Virgen SÍ. Esto último dista mucho de ese gran y alarmante titular “el Aceite de Coco es veneno puro”.

Conclusiones

Hay que agradecer a la doctora Michels, aparte de su contribución en el campo de la genética y la epidemiología, que nos haya facilitado la difusión de un evidente mensaje: todo producto refinado, procesado o sometido a procedimientos químicos, presenta una composición nociva para el organismo. De ahí la importancia con la que artículo tras artículo siempre tratamos de transmitir desde Aceitedecoco.org:

  • Asegurarse que el Aceite de Coco adquirido es Virgen, obtenido de la primera prensada en frío, que no ha sido hidrogenado, desodorizado, blanqueado ni modificado de ningún otro modo.
  • Que el Aceite de Coco posea Certificación de Virgen y de Ecológico.
  • Revisar que el bote de Aceite de Coco Virgen no contenga ingredientes modificados genéticamente (GMO).
  • Comprobar el precinto del envase, como señal de que se han tomado las medidas higiénicas que garantizan la calidad y seguridad del producto.

Si atendemos a la definición de la palabra veneno que aparece en el diccionario, se lee: sustancia que, introducida en un ser vivo, es capaz de producir graves alteraciones funcionales e incluso la muerte. Cuando se dice que el Aceite de Coco es “veneno puro” se está equiparando a, por ejemplo, cianuro o el mercurio, entonces ¿cómo se explica que mil millones de indios y millones de filipinos, tailandeses, vietnamitas, africanos, etc … que consumen Aceite de Coco a diario, prácticamente a los meses de nacer, sigan vivos hasta el día de hoy e incluso constituyan las poblaciones más numerosas del planeta?

Haríamos mal juzgando a la doctora Michels de persona interesada o bajo la influencia de alguna corporación, pero si hay algo que una investigadora debería tener en cuenta a la hora de anunciar tan categóricamente que el Aceite de Coco es veneno puro, es el hecho de presentar unos estudios sólidos y contrastados que sostengan su afirmación.

En muchas ocasiones se incurre en la generalización cuando simplemente mirando la composición ya se demuestra que productos de una misma familia (en este caso aceites vegetales y ácidos grasos saturados) son completamente distintos y que se comportan de diferente forma según el tratamiento a los que se le someten en su uso (temperatura, humedad, …).

¿Cómo va a ser lo mismo la grasa saturada de una magdalena o de unas patatas fritas de paquete que la de un filete de secreto ibérico a la parrilla y la de un salmón a la plancha? Cuando alguien lee este ejemplo lo tiene claro, pero cuando se habla de aceites parece que no se tiene tan claro; ahí depende del conocimiento del producto y de la información recibida sobre él (fuentes consultadas que puedan estar influenciadas o no, tal y como ya se ha visto en el pasado). El origen, el nivel de procesamiento y el acompañamiento de los nutrientes en el alimento final lo son todo.

Como reza el título de este artículo, si nos obligaran a tomar un veneno, ojalá una de las opciones que estuvieran sobre la mesa fuera el Aceite de Coco, ¡bendito veneno!

¿Te gustaría saber más sobre el Aceite de Coco Virgen?

Suscríbete al blog de manera gratuita dejando tu dirección de correo electrónico aquí para recibir automáticamente los nuevos artículos sobre el Aceite de Coco que vayamos publicando en esta web. No usaremos tu correo electrónico para nada ajeno a este blog ni recibirás correo basura de nuestra parte.

Cargar más

A %d blogueros les gusta esto: