abr 14

Cómo usar Aceite de Coco en el Pelo

Cómo usar el Aceite de Coco en el pelo

Cómo usar el Aceite de Coco en el pelo

El Aceite de Coco es uno de los tratamientos más efectivos para una gran variedad de aplicaciones capilares. Muchas personas afirman que el Aceite de Coco Virgen funciona mejor que cualquier tratamiento artificial disponible en el mercado porque es 100% natural, no tiene siliconas, alcoholes ni otros productos químicos que puedan agravar la sensibilidad de la piel y el cabello. El Aceite de Coco funciona increíblemente bien reparando el cabello dañado, bien por el calor o bien por cualquier otro procedimiento, el cabello seco o cualquier otro problema relacionado con el pelo.

El Aceite de Coco es además, de manera natural, un agente fungicida, lo que lo convierte de inmediato en un tratamiento anticaspa ideal, tanto para eliminarla como para prevenirla, manteniendo un pelo radiante con un cuero cabelludo sano al utilizarlo de manera habitual en el cuidado de nuestro pelo, de una a cuatro veces al mes.

El Aceite de Coco se puede encontrar en gran variedad de formatos y tiendas. Nosotros siempre recomendamos Coconoil porque tiene una relación calidad-precio excepcional. Cualquiera de las tres variedades de Aceite de Coco Virgen Certificado Coconoil, ya sea Coconoil Original, Coconoil Organic o Coconoil Africa son adecuados para el uso en el pelo.

El Aceite de Coco Virgen funciona bien reconstituyendo el pelo dañado porque su estructura molecular, al contrario que otros aceites vegetales o cremas hidratantes que se quedan en la superficie del cabello, hace posible que penetre el tallo del cabello más allá de la cutícula, reparando y previniendo el daño desde el interior hacia fuera. El ácido Laúrico y el ácido Cáprico presentes en el Aceite de Coco ayudan a reestructurar el pelo, incrementar su resistencia previniendo la pérdida de proteínas y, por encima de todo, dotándolo de un espectacular brillo natural y soltura que lo hacen más fácil de manejar con un importante descenso de los enredos, las roturas y la debilidad de las puntas. Mucha gente incluso argumenta que su pelo se cae menos y tienen mayor volumen desde que utilizan Aceite de Coco de manera regular.

Veamos ahora como utilizar el Aceite de Coco Virgen en diversas aplicaciones:

Aceite de Coco como Acondicionador

Para utilizar el Aceite de Coco como Acondicionador en profundidad masajear unas cuantas cucharadas en el cabello bien limpio llegando hasta el cuero cabelludo. Si su cabello es muy fino, quizás quiera evitar llegar hasta el cuero cabelludo y aplicarlo sólo en el cabello para evitar que este se apelmace junto a la cabeza. Si tiene el pelo muy largo, debe utilizar más aceite, aplicando todo el necesario para llegar a todo el cabello. En las zonas en las que el pelo esté más dañado (típicamente más cerca de las puntas), debe utilizar más cantidad que en las zonas más próximas al cuero cabelludo. Lo mejor es dividir todo el pelo en varias secciones y aplicarlo en una sección cada vez, de manera que nos aseguremos que el Aceite de Coco llega hasta cada uno de los pelos. Si el Aceite de Coco que tenemos está solidificado (por debajo de 24º aproximadamente), tendremos que licuarlo antes de empezar, poniéndolo unos minutos al baño maría para que sea más sencillo usarlo en el cabello.

Una vez que hayamos aplicado el Aceite de Coco en todo el cabello, lo dejaremos reposar unos 20 o 30 minutos. Se puede dejar más tiempo si el cabello está muy seco o muy dañado. Para conseguir mayor penetración, se puede utilizar un gorro de ducha para cubrir el cabello después de aplicar el aceite y encima una toalla a modo de turbante. Opcionalmente, podremos calentar la toalla con un secador una vez la tengamos puesta encima del gorro para proporcionar un poco de calor al tratamiento y maximizar los beneficios.

Cuando hayamos acabado, y si hemos utilizado suficiente Aceite de Coco, el pelo necesitará de un lavado con un champú suave. El Aceite de Coco puede ser un regalo divino para aquellas personas que tienen el cabello seco, dañado, muy procesado o quemado. Es importante experimentar con las cantidades adecuadas de Aceite de Coco para cada caso particular y cuanto tiempo debemos dejarlo actuar, en función del estado del cabello y la cantidad de pelo. Si se le queda el cabello grasiento después de realizar este tratamiento, pruebe a usar menos aceite o a utilizar más champú para aclararlo.

Aceite de Coco como Crema Hidratante y Desenredante

Se puede utilizar una pequeña cantidad de Aceite de Coco en el cabello, aplicándolo después de la ducha desde la mitad del pelo hacia las puntas, como crema hidratante de uso diario, que además eliminará buena parte de los enredos con facilidad al peinarnos. Debe saber que usarlo de este modo en la piel también logra obrar milagros en pieles secas o estropeadas!

Aceite de Coco como Tratamiento Anticaspa

Para tratar la caspa, masajee con una pequeña cantidad de Aceite de Coco su cuero cabelludo, y después deje que repose durante al menos 10 minutos e incluso durante toda la noche si lo usamos antes de acostarnos (en cuyo caso es aconsejable usar un gorro de ducha o envolver la almohada en una toalla. Después, se puede aclarar con normalidad bien con agua caliente o incluso con un champú suave.

 

 

abr 01

El Aceite de Coco en el Embarazo y la Lactancia

El Aceite de Coco en el Embarazo

El Aceite de Coco en el Embarazo

Existe una amplia gama de estudios e investigaciones con respecto a la relación existente entre la nutrición de la madre embarazada y los nutrientes que llegan a su feto. La mayor parte de estos estudios concluyen que el entorno en el que se desarrolla el feto en el vientre materno puede afectar a la salud del bebé a largo plazo, produciendo incluso el desarrollo de patologías de todo tipo, desde autismo a alergias, pasando por asma o cualquier otra condición crónica.

El Aceite de Coco proporciona a las madres embarazadas nutrientes esenciales que juegan un papel importantísimo en el organismo, permitiendo que una serie de nutrientes esenciales fluyan hasta el feto y contribuyan no solo a su crecimiento y desarrollo, sino también a su protección. Estos efectos son notorios no sólo en el feto, sino también en el neonato. Los ácidos grasos presentes en el Aceite de Coco protegen a fetos y los bebés de enfermedades, virus como el herpes o el VIH, protozoos como el Giardia Lamblia y bacterias como la Chlamydia o el Helicobacter.

Por su parte, la leche materna contiene aproximadamente un 50% de grasas saturadas, un 35% de insaturadas y un 15% de polinsaturadas. El Ácido Laúrico y el Ácido Cáprico están presentes aproximadamente en un 20% del total de grasas saturadas de la leche materna. Con sus potentes propiedades antivíricas, antimicrobiana y fungicidas, el Ácido Laúrico tan sólo está presente de manera significativa en otro alimento en mundo: el Aceite de Coco Virgen.

Un estudio publicado en el American Journal of Clinical Nutrition ha demostrado que las madres lactantes que toman Aceite de Coco como parte de su dieta tienen mayores cantidades de Ácido Laúrico y Ácido Cáprico en su leche. Estos ácidos grasos son fáciles de absorber y utilizar por el sistema digestivo de los recién nacidos. El Ácido Laúrico, como parte de la leche materna -o incluso como ingrediente de la leche preparada para bebés- proporciona a los lactantes energía en forma de ácidos grasos de cadena media, que les ayudan a desarrollarse y crecer de manera apropiada.

La importancia de los ácidos grasos de cadena media (C8 a C14) en la nutrición humana está fuera de toda duda, pues estudio tras estudio avala los beneficios de la ingesta continuada de estas grasas saturadas y ahora vemos como los deportistas comienzan a tomar todo tipo de suplementos que incluyen MCTs (Medium Chain Triglycerides – Triglicéridos de cadena media).

De acuerdo con los últimos estudios, cuando las madres lactantes añaden Aceite de Coco a su dieta habitual, el Ácido Laúrico multiplica por tres su presencia en la leche materna y el Ácido Cáprico la multiplica por dos. Una ingesta de Aceite de Coco puede afectar positivamente la composición de la leche materna por hasta tres días, ocurriendo el máximo incremento de los MCTs durante las primeras 10 horas después de la ingesta. Este dato demuestra que la dieta de la madre tiene efecto directo sobre la leche que genera y probablemente sobre los nutrientes que le pasa al feto cuando está embarazada.

Por si esto fuese poco, los estudios han demostrado que las madres que han tomado ácidos grasos de cadena media (como el Aceite de Coco) durante el embarazo han tenido mucha más facilidad para eliminar la grasa acumulada durante el embarazo después del parto. Todo apunta a que los depósitos de grasas saturadas de cadena larga que han acumulado las madres que han seguido con su nutrición habitual son más difíciles de romper por el organismo y por ello a estas madres les ha costado más trabajo deshacerse de los kilos que han ganado durante el embarazo.

De manera que si está embarazada o en periodo de lactancia, o conoce a alguien que lo esté, no lo dude ni un minuto: el Aceite de Coco Virgen es uno de los mejores alimentos que puede consumir para fortalecer su salud y la de su bebé. ¡Quizás un bote de Aceite de Coco Virgen Ecológico sea un buen regalo para el recién nacido y su madre!

 

mar 14

Receta de Pescado frito crujiente con Aceite de Coco

Receta de Pescado Frito Crujiente en Aceite de Coco

Receta de Pescado Frito Crujiente en Aceite de Coco

Esta receta basada en el Aceite de Coco que os traemos hoy aporta una nueva manera de tomar pescado blanco que sorprenderá a muchos por su exquisito sabor, su agradable textura y su toque tropical. Este plato hará que sin duda nos transportemos mediante el uso de los sentidos a cualquier playa tropical sin salir de nuestra cocina.

Para elaborar esta receta se puede utiliza cualquier pescado blanco, tanto fresco como congelado. Si utilizamos pescado congelado será necesario descongelarlo por completo y secarle bien el exceso de agua con papel de cocina.

Nosotros hemos probado a hacerlo con rosada, pero se podría hacer igual con cualquier otro pescado blanco. Lo importante es que esté partido en filetes para que podamos freírlo cómodamente en el Aceite de Coco como a continuación os explicamos.

Ingredientes:

  • 600 gr de pescado blanco en filetes (unos 6 filetes)
  • 75 gr de harina de coco
  • 150 gr de coco rayado (sin azúcar)
  • 75 gr de leche de coco
  • Suficiente Aceite de Coco Virgen para freir en una sartén
  • Sal y Pimienta

Instrucciones:

Ponemos el Aceite de Coco Virgen a calentar en una sartén hasta que comience a humear. Mientras tanto, en un plato mezclamos la harina de coco y el coco rayado. Ponemos en un plato hondo la leche de coco. Salpimentamos el pescado y vamos pasando cada filete primero por la leche de coco y después por la mezcla de harina de coco y coco rayado. Lo dejamos reposar unos instantes mientras se termina de calentar el Aceite de Coco Virgen. Sabremos que está en la temperatura adecuada cuando comience a humear.

Freímos los filetes de pescado en el aceite sin poner muchos de una vez para evitar que la temperatura del Aceite de Coco virgen baje demasiado. Con esto conseguiremos que al introducir el pescado la mezcla de harina y coco rayado selle el pescado y este no pierda su jugosidad natural.

Una vez que el pescado está frito, lo dejamos reposar sobre un papel de cocina durante unos segundos para evitar que se quede aceite adherido a la cubierta, que ahora debería estar marrón y crujiente. Si no está crujiente es que probablemente el aceite no estaba lo suficientemente caliente.

Servir rápido antes de que se enfríe y buen provecho!

mar 07

El Aceite de Coco para los Deportistas

 

Paul Devin, del Hull FC

Paul Devin, del Hull FC

Uno de los aspectos más destacados del Aceite de Coco es su composición muy rica en Ácidos Grasos de Cadena Media o MCT (medium chain tryglicerides). En esta web hemos hablado bastante sobre las propiedades casi milagrosas de los MCT en la prevención y cura de enfermedades, desde simples infecciones hasta enfermedades degenerativas como el Alzheimer. Pero el Aceite de Coco, además de ser un magnífico aliado en el campo de la salud, es el suplemento perfecto para los deportistas. Veamos con un poco de detalle los motivos que hacen que el Aceite de Coco sea un alimento excepcional también para deportistas.

 

Cuando realizamos actividad física, nuestro organismo requiere energía para hacer que los músculos funcionen. Tradicionalmente se ha optado por la ingesta de carbohidratos antes de realizar el ejercicio pues estos se transforman de manera rápida y sencilla en energía. Sin embargo, los deportistas de élite están cambiando esta tendencia y ahora toman grasas compuestas de MCT antes del entrenamiento para garantizar un aporte continuado de energía.

Los carbohidratos -y muy en especial los simples o refinados- se convierten en glucosa muy rápido en el organismo. El problema que se presenta es que al producirse un pico de glucosa en sangre se libera insulina que transporta ese exceso de glucosa al hígado para convertirlo en ácidos grasos y almacenarlo como glucógeno y grasa. Esto hace que al poco tiempo de ingerir los carbohidratos tengamos que pasar a metabolizar grasa de nuevo para conseguir energía.

Por el contrario, el aporte energético del Aceite de Coco no se produce de golpe, sino que se va produciendo durante las siguientes dos horas a su ingesta. Esto quiere decir que los MCTs contenidos en el Aceite de Coco aportan energía continuada en lugar de momentánea. Por lo tanto, un deportista que ingiera Aceite de Coco antes del entrenamiento dispondrá de un aporte energético continuado durante todo el entrenamiento mientras que uno que ingiera hidratos de carbono obtendrá un pico de energía al poco tiempo de la ingesta para después sentir un bajón producido por la reducción de la glucosa en sangre propiciada por la insulina.

Además, los carbohidratos aportan 5 kcal de energía por gramo mientras que las grasas como el Aceite de Coco aportan 9 kcal. Esto quiere decir que el poder energético del Aceite de Coco es casi el doble que el de los carbohidratos, o sea, que comiendo la misma cantidad de unos y de otros obtenemos el doble de energía del Aceite de Coco que de los carbohidratos en general.

La tercera circunstancia beneficiosa que proporciona el Aceite de Coco a los deportistas de élite es el aporte de Ácidos Grasos Esenciales. Estos ácidos grasos son necesarios para todo tipo de funciones en el cuerpo, incluyendo muchas funciones hormonales, y esto se traduce en un metabolismo mucho más optimizado para funcionar en circunstancias exigentes (práctica deportiva) entre aquellos deportistas que utilizan el Aceite de Coco en su dieta.

Aunque en España y en el mundo latino en general el uso del Aceite de Coco para suplementación alimentaria en el deporte es meramente anecdótico hasta el momento, en otros países que tienen programas de nutrición deportiva mucho más avanzados que el nuestro, el uso del Aceite de Coco empieza a ser generalizado.

Veamos algunos ejemplos y testimonios del deporte de élite:

Nigel Ashley Jones, director de rendimiento deportivo del equipo de rugby profesional Sale Sharks de la Premiership Inglesa dijo: “El Aceite de Coco es un producto fantástico relativamente nuevo en el mercado. Haber introducido el consumo de Aceite de Coco en la dieta diaria de nuestros jugadores nos ha permitido estar a la cabeza de la nutrición deportiva en la liga. Nuestros jugadores no son los únicos fans del Aceite de Coco, sino que todo el personal de los Sale Sharks lo usan con asiduidad”

Amy Williams, medallista de oro en los Juegos Olímpicos de Invierno de Vancouver 2010 dijo: “Yo utilizo habitualmente un producto maravilloso llamado Aceite de Coco, que es una alternativa magnífica al resto de aceites de cocina. También lo uso como si fuera mantequilla en mi tostada.”.

Stuart Fieldman, uno de los jugadores más en forma de la liga mudial de rugby ha sido un creyente incondicional en los beneficios del Aceite de Coco para la práctica deportiva desde que empezó a consumirlo hace unos años. Su incremento del rendimiento fue tan notable que el director de nutrición científica de su club, el Wigan Warriors, decidió incorporarlo en todas las comidas de todos los jugadores, con notables resultados. Stuart dijo: “He utilizado sin descanso el Aceite de Coco durante los últimos dos años y he notado tremendos beneficios que van desde la pérdida de grasa hasta un sistema inmunitario más potente, pasando por un increíble aumento de mis prestaciones deportivas. Lo utilizo antes de los partidos para impulsar mi nivel de energía durante el encuentro y he descubierto además que me recupero mejor después de haberlo tomado. Lo mejor que puedes hacer si te lo estás planteando es cocinar con él, porque mantiene sus propiedades incluso después de haberlo calentado.”

El propio chef del equipo Wigan Warriors  Pauline Edridge dijo: “Cocino cada comida para mis jugadores usando Aceite de Coco. Cocinamos usando una amplia variedad de técnicas y el Aceite de Coco es con diferencia el mejor aceite para cocinar en términos de producir un gran número de comidas de calidad para nuestros jugadores.”

El triatleta Terry Gallacher contó su experiencia con el Aceite de Coco así: “Cuando entré en el mundo del triatlón comprendí que la nutrición era la clave para poder ganar las pruebas. De todo lo que leí y aprendí, me llamó mucho la atención un artículo sobre los distintos usos del Aceite de Coco. Por aquel entonces, yo hacía una ingesta potente de carbohidratos  y azúcares justo antes de cada prueba. Después de leer el artículo me decidí a probar el Aceite de Coco pues no tenía nada que perder. Mi estrategia fue introducirlo a diario en mi dieta de manera constante y los resultados tardaron muy poco en hacerse notar. Las rodadas en bici se me hicieron de repente mucho más cortas y mis músculos respondían mejor al esfuerzo continuado. Además, perdí un poco de grasa localizada que tenía lo que me hizo perfeccionar mi técnica de pedaleo. Noté de repente que ya no sentía necesidad de comer cosas dulces durante todo el día. Casi cuatro años después, además del triatlón ahora compito en el Ironman, competiciones de carreras de resistencia y mountain bike. Recuerdo una prueba de resistencia de 24 horas de mountain bike en pleno invierno. Uno de mis compañeros de equipo me pidió en el avituallamiento una cucharada de Aceite de Coco. Al terminar la prueba me dijo <<no sé cómo funciona, pero de repente he recuperado las fuerzas para el resto de la prueba>>. Aunque yo desayuno con 3 cucharadas soperas de Aceite de Coco en mi comida, puedo meterme en la piscina a nadar menos de 30 minutos después. Se digiere muy rápido y su aporte energético es constante.”

El reputado nutricionista deportivo Gavin Allison, en un artículo titulado “Cómo comer como un atleta olímpico”, disponible aquí, dijo: “El Aceite de Oliva Virgen es el mejor aceite para usar en frío, por ejemplo como aliño de una ensalada, pero para freir no hay duda de que debemos usar Aceite de Coco Virgen, que entre otras cosas dispara nuestras defensas.”

Paul Devin, director de esfuerzo y condicionamiento del Hull FC dijo: “El Aceite de Coco es uno de los suplementos nutricionales naturales más versáti, completo y efectivo y por ello se lo recomiendo a todos mis jugadores. El Aceite de Coco es una fuente natural de energía que sirve para desarrollar músculo y aumentar la estamina, además de propiciar que mis jugadores puedan entrenar todo el año en su mayor potencial porque fortalece su salud.”

El Equipo Tigre (Tiger Team) de regatistas que cruzó a remo desde la Isla de la Gomera (Islas Canarias) hasta el puerto de St. Charles (en Barbados, 2.549 millas náuticas de distancia en línea recta, que se convirtieron finalmente en 3.500 millas naúticas de recorrido) en su pequeño Kayak biplaza alimentándose únicamente de los víveres que tenían a bordo, lo hizo con un acopio importante de Aceite de Coco. Dado que no tenían donde parar durante su recorrido para avituallamiento, eligieron el Aceite de Coco por la cantidad de energía que les aportaba y los beneficios de salud que les proporcionarían.

Esto es sólo una muestra del uso del Aceite de Coco en el deporte. Cada día, más y más deportistas apuestan por incorporar el Aceite de Coco a su dieta y experimentan de inmediato los beneficios que su consumo produce en el organismo.

 

 

mar 03

Nuevo estudio sobre el Aceite de Coco y el Alzheimer

El Aceite de Coco y el Alzheimer

El Aceite de Coco y el Alzheimer

La división de Ciencias Biomédicas de la Facultad de Medicina de la Universidad de Newfoundland en Canada (Memorial University of Newfoundland, St. John’s, NL, Canada) acaba de hacer público un estudio in vitro publicado en el Journal of Alzheimer’s Disease en el que investigaron los efectos de la suplementación de la dieta con Aceite de Coco en las neuronas corticales.

Los resultados del estudio indican que la supervivencia de las neuronas en cultivos tratados con Aceite de Coco y amiloide-β es superior al de los cultivos tratados únicamente con amiloide-β.

El origen del estudio está en la aproximación popular que existe al asociar los suplementos dietéticos con los déficits propios del envejecimiento y la neurodegeneración.

En este estudio también se descubrió que el co-tratamiento con Aceite de Coco también atenúa las alteraciones mitocondriacas inducidas por el amiloide-β.

Los resultados de este esudio piloto sientan las bases para futuras investigaciones con el Aceite de Coco y/o su composición y en los mecanismos involucrados en la supervivencia neuronal.

El resumen del estudio puede leerse en PubMed y el artículo completo puede descargarse desde la web del editor, IOSPress.

En esta web nos hemos hecho eco de los numerosos estudios, casos concretos e información pública disponible que asocian el Aceite de Coco con la mejora de la enfermedad de Alzheimer y otras enfermedades neurodegenerativas. Estos son algunos de los artículos que hemos publicado al respecto:

Tenemos que recordar, una vez más, que no podemos “recetar” Aceite de Coco a las personas que nos lo piden por correo electrónico porque el Aceite de Coco no es un medicamento sino un alimento natural y además, nosotros no somos médicos. También tenemos que hacer hincapié en que en nuestra experiencia, los casos de éxito de personas que sufren Alzheimer y han visto mejorada su condición están relacionados con la ingesta de Aceite de Coco como parte de una dieta pobre en carbohidratos.

Aparentemente, los pacientes que sufren Alzheimer pueden mejorar su condición cuando su cuerpo produce de manera natural cuerpos cetónicos y esto se consigue restringiendo la ingesta de carbohidratos, algo que se ve favorecido por la ingesta de Aceite de Coco dado el peculiar metabolismo de los ácidos grasos de cadena media presentes en el Aceite de Coco.

Recomendamos dos libros interesantes al respecto del Aceite de Coco y el Alzheimer. Por un lado, el libro de la doctora Newport Alzheimer, ¿Y si hubiese una cura? y por otro lado un nuevo libro autopublicado de Catherine Frayne, en el que narra como mejoró su madre gracias al Aceite de Coco y titulado Pensamientos de Ayer (Thougyts of Yesterday).

Entradas más antiguas «