nov 19

El uso del Aceite de Coco en la Repostería

Cómo usar Aceite de Coco en Repostería y Bollería

Cómo usar Aceite de Coco en Repostería y Bollería

El Aceite de Coco Virgen era un ingrediente habitual de la repostería industrial hace tan solo unas décadas. El uso del Aceite de Coco para realizar postres, dulces, y repostería en general obedecía principalmente a la gran estabilidad de esta grasa natural que se obtiene por métodos tradicionales. Las grasas saturadas que constituyen hasta el 90% de los ácidos grasos contenidos en el Aceite de Coco Virgen gozan de la estupenda estabilidad que proporciona al Aceite de Coco una versatilidad increíble a la hora de cocinar con él.

Sin embargo, la aparición de grasas vegetales hidrogenadas en el mercado, con un coste muy inferior al del Aceite de Coco Virgen, hicieron que este último pasase a un segundo plano en la preparación de bollería y repostería hace ya casi 60 años. Pero como los milagros no suelen existir en temas de alimentación, ahora sabemos que ese bajo precio de las grasas hidrogenadas que se utilizan en la repostería y bollería industrial tiene en realidad un alto coste para nosotros: nuestra salud.

En efecto, numerosos estudios han demostrado que las grasas vegetales hidrogenadas son muy nocivas para la salud. Por el contrario, preparar repostería y bollería utilizando Aceite de Coco proporciona una serie de beneficios para la salud que a continuación vamos a enumerar:

1. Edulcorante Natural: Por su sabor dulzón, el Aceite de Coco Virgen es un edulcorante natural que nos permite reducir la cantidad de azúcar que utilizamos en las recetas, reduciendo por tanto los efectos nocivos de la sacarosa.

2. Energía Inmediata: El Aceite de Coco se metaboliza en energía directamente en el hígado, sin convertirse primero en glucosa, lo que beneficia nuestro metabolismo, nos ayuda a prevenir la obesidad y nos aleja de la diabetes.

3. Conservante Natural: Los ácidos grasos de cadena media contenidos en el Aceite de Coco Virgen, y en especial el ácido laúrico -precursor de la monolaurina- actúan como potente agente antibateriano y fungicida, preservando los alimentos que se cocinan incluyendo Aceite de  Coco Virgen sin necesidad de añadir más conservantes.

4. Cuerpo: El hecho de que el Aceite de Coco solidifique por debajo de 21 grados propicia que las recetas preparadas, una vez enfriadas, adquieran más cuerpo e incluso solidifiquen sin necesidad de utilizar otros agentes aglutinadores o gelatinas.

5. Blancura: Si quieres que tu crema o emulsión tenga un color blanco brillante puedes utilizar el Aceite de Coco Virgen para emulsiones, ya sea con huevo o con leche. El resultado será una sana emulsión de blanco brillante a base del nutritivo Aceite de Coco.

Si a estos cinco beneficios directos que acabamos de enumerar le enumeramos los 10 beneficios científicamente probados de usar Aceite de Coco Virgen, la decisión de utilizar Aceite de Coco en la preparación de nuestras recetas de repostería y bollería no podría ser más sencilla.

Para empezar a usar Aceite de Coco Virgen en tus recetas de bollería y pastelería, no dudes en introducirlo sustituyendo cualquier otra grasa que uses, ya sean aceites vegetales, mantequillas o margarinas. Si guardas las mismas proporciones verás al usar Aceite de Coco que los resultados son similares y los beneficios, como hemos relatado, inmensos.

nov 06

Perder grasa tomando Aceite de Coco

Perder grasa tomando Aceite de Coco

Perder grasa tomando Aceite de Coco

¿Cuántas veces ha escuchado que tomar grasa engorda? Seguramente muchas. Sin embargo, la videncia científica nos indica que la grasa que acumulamos no es necesariamente la misma que ingerimos. El tipo de grasa que tomamos condiciona severamente la grasa que acumulamos en nuestro cuerpo. Pero no es la grasa el alimento que más grasa nos hace acumular en nuestro cuerpo, sino que son los azúcares, los carbohidratos, cuyo exceso se convierten en grasa al entrar en nuestro cuerpo.

En este sentido, el Aceite de Coco Virgen juega un papel fundamental en nuestra dieta como precursor de la salud y acelerador del metabolismo. En efecto, las grasas predominantes en el Aceite de Coco son los nutritivos ácidos grasos de cadena media y, lejos de acumularse en nuestro cuerpo como grasa corporal, promueven su eliminación. La grasa que acumulamos en nuestro cuerpo está compuesta de ácidos grasos de cadena larga, un tipo de grasa que nada tiene que ver con el Aceite de Coco Virgen.

En esencia, la grasa que acumulamos en el tejido adiposo proviene del exceso de azúcares (carbohidratos) que ingerimos, que se convierte en glucosa al llegar al sistema digestivo y cuyo exceso en la sangre es convertido nuevamente en grasa en el hígado, que luego será almacenada como reserva energética en nuestro tejido adiposo. En los hombres esto ocurre principalmente en la barriga y en las mujeres suele ocurrir en los muslos y el culo.

Pues bien, lo que ocurre con los ácidos grasos de cadena media que componen el Aceite de Coco es que no se convierten en glucosa, sino que se metabolizan directamente en energía en el propio hígado. De este modo, el consumo de Aceite de Coco Virgen no tiene efectos sobre la glucemia (el azúcar en sangre) y por el contrario aporta valiosos nutrientes como el ácido Laúrico, además de energía limpia e inmediata para nuestro cuerpo que se libera de forma constante.

Estos datos están suficientemente contrastados por infinidad de estudios y análisis científicos publicados en todo tipo de revistas y libros. Sin embargo, quedan especialmente claros y sencillamente explicados en el libro Adelgazar sin Milagros, cuyo autor logró perder 35 kilos de grasa en 4 meses modificando los alimentos que tomaba e incluyendo el Aceite de Coco Virgen en su dieta diaria.

El caso es que no es sólo el autor del libro el que parece haber obtenido buenos resultados con este tipo de dieta rica en Aceite de Coco, sino que a tenor de los testimonios que se van recibiendo en su página web, son muchas las personas que, tras leer el libro, logran resultados igualmente impresionantes siguiendo los consejos y directrices que se relatan en el libro.

Además, el propio autor ha publicado un segundo libro llamado La Gran Mentira de la Nutrición, en el que vuelve a defender el uso de la grasa en la dieta, haciendo especial mención al Aceite de Coco Virgen y explicando nuevamente cómo puede ayudarnos a perder grasa. Aunque este es un tema que ya habíamos visto en este artículo, en este otro y también en este, hoy hemos vuelto a traerlo a escena por el gran interés que suscita entre nuestros lectores.

La importancia de entender que no todas las grasas son iguales y que no todas tienen el mismo efecto en nuestro organismo, es primordial para aprender a comer inteligentemente e, incluso comiendo grasa, ser capaces de adelgazar eliminando la grasa que nos sobra y tenemos acumulada en nuestro cuerpo. Libros como Adelgazar sin Milagros y La Gran Mentira de la Nutrición son los pilares sobre los que debemos basar nuestra investigación para comprender con facilidad el efecto que los distintos alimentos tienen en nuestro cuerpo. Pero como bien recuerda el autor en ambos libros, no debemos pararnos ahí. Debemos seguir cuestionando e investigando todo lo que creemos saber sobre nutrición, pues esta es una de las ciencias que más rápido avanza y cuyos descubrimientos se publican prácticamente a diario.

oct 28

Cómo consumir Aceite de Coco a diario

A estas alturas y con todo lo que hemos publicado acerca de los beneficios del Aceite de Coco Virgen, queda bastante claro que consumir Aceite de Coco a diario ofrece una cascada de reacciones positivas en nuestro organismo que van desde la pérdida de peso hasta el fortalecimiento de nuestro sistema inmunológico, pasando por beneficio cardiovasculares o incluso estéticos.

El Aceite de Coco Virgen juega un papel crucial en nuestra vida si aspiramos a mantener una salud de hierro y una figura estilizada, pero, ¿cómo debemos consumir el Aceite de Coco? ¿Es suficiente con tomar unas cucharadas de Aceite de Coco Virgen cada día? ¿Debemos usar el Aceite de Coco en todas las comidas que hagamos? ¿Es seguro darle Aceite de Coco Virgen a los niños? ¿Es posible usar el Aceite de Coco en frío y en caliente? ¿Se puede freír en Aceite de Coco Virgen de manera saludable?

Estas y muchas otras preguntas rondan las cabezas de las personas que se introducen en el apasionante mundo del Aceite de Coco y sus beneficios para la salud y en este artículo vamos a contestar algunas de estas preguntas relacionadas con el Aceite de Coco Virgen.

Aquí os dejamos 8 ideas geniales para que consumir Aceite de Coco a diario sea una tarea sencilla, agradable y saludable:

Café con Aceite de Coco1. Añade Aceite de Coco Virgen a tu infusión favorita.

¿Te gusta tomarte un café, un chcolate o una infusión de hierbas bien caliente? Pues si le añades un chorrito de Aceite de Coco obtendrás los beneficios que se desprenden de su consumo dado que el Aceite de Coco Virgen no pierde propiedades con el calor ni con el frío. Todo el poder de los fabulosos ácidos grasos de cadena media contenidos en el Aceite de Coco serán tuyos si le añades un poco cada día a tus bebidas calientes favoritas.

Batido con Aceite de Coco Virgen2. Usa el Aceite de Coco al hacer tus batidos

Si lo tuyo son las bebidas frías seguro que los batidos son una parte importante de tu dieta. Puedes añadir Aceite de Coco virgen a tus batidos para que tu organismo reciba su dosis diaria de triglicéridos de cadena media contenidos en tu marca favorita de Aceite de Coco.

Barrita Energética con Aceite de Coco3. Barritas energéticas caseras con Aceite de Coco

Si en ocasiones necesitas un aporte extra de energía, puedes prepararte tus propias barrigas energéticas de manera casera usando Aceite de Coco Virgen. Lo único que tienes que hacer es seguir tu receta favorita y sustituir cualquier manteca, mantequilla o aceite por Aceite de Coco.

Postres con Aceite de Coco Virgen4. Postres con Aceite de Coco Virgen

¿Eres una de esas personas que se vuelven locas con la repostería? ¡Pues tenemos buenas noticias para tí! Puedes usar el Aceite de Coco al preparar tus recetas de repostería y como el Aceite de Coco es un producto naturalmente dulce podrás utilizar menos azúcar al preparar tus postres favoritos y hacerlos de este modo más saludables. Por un lado, el Aceite de Coco te aportará el preciado Ácido Laúrico que tu organismo agradece y por otro lado el dulzor natural del Aceite de Coco Virgen te permitirá reducir la cantidad de azúcar de la receta. ¡Un beneficio doble gracias al Aceite de Coco!

Freir con Aceite de Coco5. Freír con Aceite de Coco

Cuando vayas a freír algún alimento debes saber que no hay ningún aceite en el mundo que sea más indicado para freír que el Aceite de Coco Virgen. La resistencia al calor del Aceite de Coco hacen de esta grasa natural un producto muy estable para frituras y muy adecuado para freír alimentos a alta temperatura. Además, la baja densidad del Aceite de Coco Virgen propiciará que tus alimentos estén crujieres, sabrosos y no absorban una gran cantidad de aceite como ocurre con otras grasas más densas y menos estables.

Saltear con Aceite de Coco Virgen6. Saltear con Aceite de Coco Virgen

Si lo que te apetece es saltear en la sartén aportando un toque fresco e incluso tropical a tus platos de verduras, pescados o carnes, el Aceite de Coco es un aceite imprescindible. Su resistencia al calor logrará que tus alimentos no se peguen en la sartén al tiempo que propiciarán un dorado agradable, todo ello aportando todos los beneficios de consumir Aceite de Coco y mejorando el sabor de tus recetas. Usa también el Aceite de Coco para tus recetas de platos al curry, a la plancha, al grill o en general cocinados de cualquier modo.

Ensalada con Aceite de Coco

Ensalada con Aceite de Coco

7. Aliña ensaladas con Aceite de Coco

Para preparar una ensalada que ofrezca un sabor diferente, fresco y moderno, puedes utilizar Aceite de Coco Virgen como parte de tu aliño favorito. El Aceite de Coco es un aceite poco pesado que no se repite, cunde mucho en la cocina, no engorda y aporta una gran cantidad de los beneficiosos ácidos grasos de cadena media que nuestro organismo necesita. Antes de servir una ensalada, pregúntate ¿qué tal sabría esto si uso Aceite de Coco? Seguro que acabas usando el Aceite de Coco en cada ensalada que prepares.

Pan con Aceite de Coco Virgen8. Unta Aceite de Coco Virgen en tu pan favorito

Cuando vayas a untar algo en un trozo de pan utiliza una pequeñas base de Aceite de Coco. Notarás que cualquier cosa que utilices luego con el pan sabe mejor, ya sea una mantequilla, paté o mermelada. El Aceite de Coco virgen proporciona una base magnífica para cualquier añadido a un trozo de pan. Si prefieres un toque más dulzón y tropical, toma tu pan untándolo sólo con Aceite de Coco

oct 16

Aceite, Manteca y Mantequilla de Coco

Manteca de Coco

Manteca de Coco

El Aceite de Coco Virgen se extrae al prensar la pulpa del coco y es un alimento sumamente nutritivo que no contiene conservantes, colorantes y no ha sido modificado por ningún proceso químico, físico ni térmico. De manera natural, el Aceite de Coco Virgen se encuentra en estado líquido por encima de los 25 o 26 grados de temperatura (º C) y conforme la temperatura baja, el aceite va solidificando hasta convertirse en una manteca que se vuelve más dura cuanto más frío hace.

Normalmente, al bajar de los 22-23 grados la solidificación del Aceite de Coco Virgen es palpable a simple vista, pues en ese proceso su color cambia de transparente a blanquecino. Al llegar a os 21 grados de temperatura aproximadamente, el Aceite de Coco se vuelve completamente sólido, aunque aún está relativamente blando. Es precisamente en ese estado sólido pero blando en el que mucho llaman “Manteca de Coco” al Aceite de Coco Virgen.

Al continuar bajando la temperatura, el Aceite de Coco sólido se vuelve más duro, llegando a ponerse igual de duro que la mantequilla cuando la guardamos en la nevera, de ahí que mucha gente que guarda su Aceite de Coco Virgen en la nevera se refiera a este magnífico producto como “Mantequilla de Coco”.

Como ya hemos mencionado, las estupendas propiedades del Aceite de Coco no se ven afectadas por los cambios de temperatura y, lógicamente, tampoco por sus cambios de estado. Por ello, debe saber que independientemente de que prefiera tomar su Aceite de Coco Virgen líquido, semisólido, como la manteca o completamente sólido como la mantequilla fría, los beneficios que obtendrá por su consumo son los mismos.

Lo que debe tener en cuenta a la hora de comprar Aceite de Coco Virgen es su estado en la temperatura en que se encuentra. Por ejemplo, si lo compra a temperatura ambiente por encima de 23-24 grados y el Aceite de Coco no está líquido, desconfíe, es probable que se trate de aceite de coco hidrogenado. Por el contrario, si encuentra que con temperaturas inferiores a 21 grados el Aceite de Coco sigue estando líquido, también debe desconfiar, pues probablemente se trata de aceite de coco refinado y no de Aceite de Coco Virgen.

De modo que, para resumir, independientemente del nombre que le pongan, ya sea Aceite de Coco, Manteca de Coco o Mantequilla de Coco, el producto es el mismo y sus propiedades son idénticas. Lo único que probablemente varía, suponiendo que en todos los casos hablemos de un Aceite de Coco Virgen que no ha sido modificado, es la temperatura de almacenamiento y por tanto su estado físico.

oct 06

El uso del Aceite de Coco en el Deporte

Uso del Aceite de Coco en la práctica deportiva

Uso del Aceite de Coco en la práctica deportiva

Después de un final de siglo pasado bastante flojo, en los últimos 10 o 12 años el consumo de Aceite de Coco ha vuelto a incrementarse entre la población en general. Sin embargo, uno de los últimos segmentos de población en que el Aceite de Coco Virgen ha empezado a abrirse camino es el de los deportistas. Desafortunadamente, la comunidad de deportistas ha sido una de las últimas en entender que el consumo de grasas buenas, como el Aceite de Coco, lejos de engordar, es absolutamente beneficioso para el organismo.

Sabemos desde hace mucho tiempo que las proteínas son el componente plástico de nuestro cuerpo, el que permite al organismo generar tejidos de todo tipo. Sin embargo, nos ha costado más entender que son las grasas los componentes que dotan a estos tejidos de elasticidad y plasticidad.

El Aceite de Coco es un aliado indispensable en la práctica deportiva. Están más que constatados sus efectos sobre la termogénesis, algo que le ha valido desde siempre al Aceite de Coco Virgen su reputación como alimento indispensable en la pérdida de peso. Sin embargo, la comunidad deportiva pronto dio cuenta de otros efectos que estaba experimentando al utilizar Aceite de Coco como parte de su dieta.

Los deportistas que utilizaban Aceite de Coco comenzaron a reportar que sus cuerpos perdían grasa y su musculatura se encontraba más desarrollada que nunca. En efecto, el consumo de Aceite de Coco Virgen unido a la práctica deportiva arroja una serie de beneficios de entre los cuales cabe destacar que facilita la pérdida de grasa y contribuye a la reparación y generación de masa muscular.

Como ya hemos avanzado en otros artículos en esta misma web, las grasas predominantes en el Aceite de Coco son los ácidos grasos de cadena media. Los AGCM, por sus siglas en Castellano, son las beneficiosas grasas más comunes en el Aceite de Coco, que además es el alimento natural que más grasas de este tipo contiene.

En condiciones de necesidades energéticas especiales, como cuando estamos ayunando o practicando un deporte de alta intensidad, el organismo recurre al metabolismo de las grasas para producir energía. En efecto, nuestro cuerpo puede movilizar las grasas almacenadas para convertirlas en unos compuestos llamados cuerpos cetónicos, que muchos órganos internos utilizan como combustible para generar energía, entre ellos el corazón y el cerebro. Gracias a este mecanismo, el organismo mantiene la masa muscular y no degenera el músculo en estas condiciones de necesidad energética.

Resulta que estos ácidos grasos de cadena media contenidos en el Aceite de Coco Virgen se metabolizan directamente en este tipo de energía en el hígado, en lugar de convertirse en glucosa como otros alimentos. Esto posibilita que el organismo entre en el metabolismo de la grasa con facilidad, lo que produce que nuestra masa grasa disminuya y nuestra masa muscular aumente.

En este sentido, ingerir Aceite de Coco antes de la práctica deportiva tiene una doble utilidad. Por un lado, mejora nuestra resistencia, aportando energía de manera sostenida. A diferencia del consumo de carbohidratos, que produce picos de energía, el consumo de ciertos tipos de grasa, como los ácidos grasos de cadena media contenidos en el Aceite de Coco, proporciona energía de manera constante y sostenida durante largos períodos de tiempo. En la práctica, esto significa mayor capacidad de resistencia y menor agotamiento muscular.

Por otro lado, y como hemos mencionado al principio, el efecto de los ácidos grasos de cadena media contenidos en el Aceite de Coco sobre la termogénesis proporciona un nivel superior de energía permitiendo a los deportistas obtener mejor rendimiento de sus entrenamientos e incluso quemar grasas acumuladas después del entrenamiento gracias a la elevación de la temperatura corporal durante la fase de recuperación post-entrenamiento.

En un estudio llevado a cabo en Japón comparando la ingesta de triglicéridos de cadena media, como los contenidos en el Aceite de Coco, con la ingesta de triglicéridos de cadena larga, como los contenidos en otros alimentos., los resultados fueron concluyentes. Los atletas que tomaban ácidos grasos de cadena media como los contenidos en el Aceite de Coco Virgen obtuvieron mejores resultados en las pruebas. Entre otras cosas, los datos del estudio sugieren que la ingesta de alimentos como el Aceite de Coco antes del entrenamiento reduce el incremento habitual de la concentración de lactato en la sangre durante el ejercicio moderado e intensivo e incrementa subsecuentemente la duración del ejercicio de alta intensidad a niveles más altos que los de los atletas que consumen ácidos grasos de cadena larga.

Otro dato a tener en cuenta es que cada vez son más los deportistas que cambian el uso de la cafeína por la ingesta del Aceite de Coco antes del entrenamiento, pues es precisamente el Aceite de Coco Virgen el que les proporciona más energía durante más tiempo.

Finalmente, está demostrado que el consumo de Aceite de Coco Virgen unido a la práctica deportiva tiene un efecto inmediato en la reducción de la grasa abdominal. En este sentido, un entrenador personal del área de Washington llamado Josef Brandenbury llevó a cabo un experimento recientemente con algunas de sus clientas. A la mitad de ellas les suministró 30ml de aceite de soja antes del entrenamiento y a la otra mitad les suministró 30ml de Aceite de Coco. Después de 12 semanas, el grupo que tomaba aceite de soja no había perdido ni un sólo centímetro de grasa abdominal mientras que el grupo que tomaba Aceite de Coco Virgen tuvo un notable descenso de la grasa acumulada en esa zona de su cuerpo.

De modo que si practica deporte con regularidad o está pensando en comenzar a practicarlo, debe tener en cuenta los beneficios que produce el consumo de Aceite de Coco, tanto a nivel energético y de resistencia, como sobre las grasas acumuladas.

 

Entradas más antiguas «