Feb 23

¿Qué sabes de las Grasas Vegetales?

Es importante diferenciar qué tipo de grasa tomamos, por eso hoy vamos a hablar de las grasas vegetales. Las grasas son un nutriente que normalmente genera rechazo por su supuesta relación con el aumento de peso o del colesterol, pero no debemos olvidar que si se consumen con moderación, son fundamentales para nuestro organismo, ya que nos aportan energía, refuerzan nuestro sistema inmunológico y previenen diferentes tipos de enfermedades. Pero claro, cuando hablamos de la importancia de incluir grasas en nuestra dieta nos referimos principalmente a grasas vegetales, también conocidas como grasas “buenas”.

Una buena manera de tomar grasa vegetal es mediante aceites vegetales. Los aceites vegetales son los que se extraen de las semillas de plantas como el coco o la aceituna, entre otras. Aunque ambas grasas son de origen vegetal, cada una posee unas características diferentes, tanto en sus propiedades, como en su forma de extracción, como en sus usos.

grasa vegetales, aceites,

Diferencias entre el Aceite de Coco y el Aceite de Oliva

El Aceite de Coco se extrae del prensado en frío de la pulpa de los cocos, mientras que el Aceite de Oliva  se extrae del prensado en frío de las aceitunas. El Aceite de Coco está compuesto por un 90% de grasa saturada, mientras que el Aceite de Oliva contiene mayoritariamente grasa insaturada. A pesar de estos valores, debemos saber que el Aceite de Coco también posee grasa insaturada del mismo modo que el Aceite de Oliva también contiene grasa saturada.

grasa vegetales aceitesEs precisamente esta diferencia en la saturación la que hace que el Aceite de Coco solidifique antes que el Aceite de Oliva y lo haga más resistente a la oxidación por temperatura. El Aceite de Coco se derrite cuando se calienta a más de 25º C y tiene su punto de humo alrededor de 187º C, por lo que no se oxida fácilmente. Por esta razón, al cocinar a altas temperaturas se aconseja utilizar Aceite de Coco, ya que resiste mejor que el de Oliva, que puede llegar a oscurecerse, cambiar de sabor y reducir sus propiedades a temperaturas muy elevadas.

Grasas Hidrogenadas

Es importante no confundir grasas saturadas con grasas hidrogenadas. A diferencia de las grasas vegetales, las grasas hidrogenadas sí producen efectos secundarios negativos sobre el organismo.

Cuando el Aceite de Coco o cualquier otro aceite está hidrogenado se convierte en una grasa trans, que es el tipo de grasa que aumenta el colesterol LDL (colesterol malo). Cuando se habla de aceites refinados, desodorizados, mezclados, etc, no se aseguran las propiedades del aceite en cuestión.

Denominación “Virgen” y “Extra”

Lo que si debemos tener en cuenta es la calidad del aceite, sea del tipo que sea. Lo primero que debemos buscar en cualquier aceite es la denominación “Virgen”. Este término hace referencia a la forma en la que ha sido extraído, en este caso especifica que el aceite ha sido extraído mediante procedimientos mecánicos, sin aplicación de temperatura ni productos químicos. Cualquier aceite catalogado como “Virgen” mantendrá intactas todas sus propiedades. Además, al Aceite de Oliva puede recibir el denominativo de “Extra”, referido a una serie de características de olor y sabor.

¿Qué aceite escoger? 

Lo aconsejable es no excluir ninguno de los dos aceites de nuestra dieta. No se trata de sustituir uno por otro, si no de consumir moderadamente ambos y combinarlos según el fin.

Por ejemplo, el Aceite de Coco es una excelente fuente de triglicéridos de cadena media (MCT), por lo que se recomienda especialmente para patologías relacionadas con el sistema inmunológico, aumentar los niveles de HDL (colesterol bueno), quemar calorías, etc. Por su parte, el Aceite de Oliva es rico en ácido oleico, que previene el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, entre otras.

 

¿Quiere leer más sobre otras propiedades del Aceite de Coco?

Suscríbase al blog de manera gratuita dejando su dirección de correo electrónico y recibirá los nuevos artículos sobre el Aceite de Coco. No usaremos su correo electrónico para nada ajeno a nuestro blog ni recibirá correo basura de nuestra parte. Estaremos muy agradecidos si nos ayuda a divulgar esta información compartiéndola con su entorno. ¡Toda ayuda será bienvenida!

Si te gustó este artículo también te gustarán estos:

6 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • Elena del Rosario Flores González. on 23 febrero, 2017 at 15:22
    • Responder

    Buenos días muchas gracias por compartir con nosotros, ésa valiosa información que es tan importante para nuestro organismo, que tengan un excelente día lleno de muchísimas bendiciones, les deseo el mejor de los éxitos me gustan mucho los correos electrónicos que me envían ya que su contenido lo pongo en marcha en mí vida día.

      • Elena del Rosario Flores González. on 23 febrero, 2017 at 15:24
      • Responder

      A qué serefiere que mí comentario ésta pendiente de moderación no lo entiendo espero su explicación de antemano muchas gracias por hacerlo

    • julio on 23 febrero, 2017 at 20:48
    • Responder

    Me decanto definitivamente por el aceite de coco, sin olvidarme del todo del de oliva.

    • Carmen on 23 febrero, 2017 at 20:54
    • Responder

    Cual de esos dos aceites es mejor para ponermelos en la cara por la noche y por el día antes de mi crema facial.

    • William Dugarte on 24 febrero, 2017 at 3:55
    • Responder

    Felicidades excelente la investigación

    • elide on 24 febrero, 2017 at 23:15
    • Responder

    no entendí, cuando una grasa esta saturada tengo entendido que esta hidrogenada, ya que la hidrogenación es lo que la hace saturada.

Deja un comentario