El Aceite de Coco y el Cerebro

Es importe ponernos primero en situación hablando sobre cómo funciona el cerebro humano para así entender mejor qué beneficios aporta el Aceite de Coco a este órgano tan fundamental.

Existen 2 compuestos en nuestro cerebro que están intensamente relacionados y son los culpables de su correcto funcionamiento: la glucosa y la insulina. Te damos las claves fundamentales de ambos compuestos al final del post para que conozcas bien su influencia en el cerebro. [Pincha aquí para ir a Glucosa] [Pincha aquí para ir a Insulina]

A lo largo de nuestra vida podemos atravesar episodios de baja glucosa y es entonces cuando el cerebro se nutre de los llamados cuerpos cetónicos o cetoácidos, compuestos químicos encargados de suministrar energía al cerebro en situaciones especiales y de déficit de glucosa.

¿Y qué relación tiene el Aceite de Coco con los Cuerpos Cetónicos? (Afortunadamente mucha)

Cuerpos Cetónicos o Cetoácidos

f

Producidos por Triglicéridos de Cadena Media (TCM)

f

El Aceite de Coco se compone de un 92% de ácidos grasos saturados

f

Más de la mitad de esos ácidos grasos es Ácido Láurico

f

El Ácido Láurico es el principal ácido graso del que se componen los Triglicéridos de Cadena Media

f

Los Triglicéridos de Cadena Media generan Cuerpos Cetónicos

Como hemos visto, el Aceite de Coco con su elevado porcentaje de Ácido Láurico, es un elemento muy eficaz a la hora de generar cuerpos cetónicos y, además, esa producción tiene lugar de manera inmediata después de su toma.

¿Qué Beneficios tienen los Cuerpos Cetónicos generados por el Aceite de Coco?

Ocurre un fenómeno muy importante con la grasa procedente del Aceite de Coco: los triglicéridos de cadena media contenidos en el Aceite de Coco son digeridos de forma distinta a como lo hacen otras grasas, en lugar de ser almacenado como grasa, es nuestro hígado el encargado de convertirlo directamente en cuerpos cetónicos para beneficio de la función cerebral.

Estos son los increíbles beneficios de los cuerpos cetónicos:

  • Dan energía y alimentan al cerebro en momentos de niveles bajos de glucosa.
  • Ayudan a evitar la atrofia cerebral.
  • Mejoran la función neuronal y nerviosa tras un daño.
  • Tras un episodio de falta de oxígeno en adultos y recién nacidos, ayudan a la recuperación cerebral.
  • Reducen el riesgo de padecer tumores de origen canceroso.

Con el paso de los años, al igual que nuestra piel, el cerebro sufre un envejecimiento; o lo que es lo mismo, se vuelve más resistente a la insulina dificultando el uso de la glucosa como fuente de energía. Es entonces cuando los cuerpos cetónicos se convierten en un recurso vital para minimizar el desgaste que sufre el cerebro por el paso del tiempo.

Investigaciones afirman que el Aceite de Coco mejora la Habilidad Cognitiva

Investigadores de la Memorial University of Newfoundland con sede en St. John’s (Canadá) realizaron en 2014 el estudio denominado “El Aceite de Coco atenúa los efectos del beta amiloide en las neuronas corticales in vitro” (fuente). Estas fueron las conclusiones:

(Division of BioMedical Sciences, Faculty of Medicine – Memorial University of Newfoundland, St. John’s, NL, Canada)

Este mismo mes de Noviembre medios de todo el mundo se han hecho eco de una noticia muy esperanzadora sobre el hallazgo de una proteína que protegería contra el Alzheimer, el cual fue llevado a cabo por científicos del Instituto Gladstone y la Universidad de California en San Francisco (EE.UU.).

El artículo publicado en la revista Journal of Neuroscience (fuente) refuerza la idea descrita en la investigación antes mencionada del 2014: el efecto de la nueva proteína es lo suficientemente poderoso para contrarrestar los niveles del péptido beta amiloide (principal constituyente de las placas seniles que se acumula en el cerebro de los enfermos de alzheimer) con el fin de proporcionar una mayor capacidad de recuperación y potenciar las funciones cerebrales.

Equiparando el efecto de esta nueva proteína con el del Aceite de Coco, ambos constituyen elementos capaces de contrarrestar los efectos negativos de los péptidos beta amiloide, posibles agentes causales del desarrollo de la enfermedad de Alzheimer..

Si deseas saber más acerca del péptido beta amiloide, puedes consultar los trabajos de revisión sobre este componente de la Dra. Silvia Gra Menéndez, el Dr. Noel Padrón Pérez y el Dr. Juan de Jesús Llibre Rodríguez en este enlace.

Saber más acerca de…

La Glucosa

En la escuela fue lo primero que nos dijeron sobre el cerebro: “es el centro de nuestro sistema nervioso“, pero de lo que a menudo no somos conscientes es de cuál es el “alimento” o “fuente de energía” de nuestro cerebro, y no es otra que la glucosa presente en la sangre.

Estamos ingiriendo glucosa cuando tomamos fruta, productos lácteos, el chocolate, algunos panes o miel, y es mediante el proceso de digestión cuando se absorbe directamente al torrente sanguíneo para que sea utilizado por las células como combustible y se lleve así a cabo la respiración celular.

¿Cómo afecta la glucosa a nuestro cerebro?

  • Niveles Bajos de Glucosa (hipoglucemia): estudios como el del doctor J. Caballero-Corchuelo “Efectos neurológicos de la Hipogleucemia” del Centro Nacional para la Información Biotecnológica de EEUU (fuente), concluyen que el descenso de glucosa en sangre puede provocar daños neurológicos agudos, convulsiones o temblores y alteraciones cognitivas en poblaciones vulnerables como niños y ancianos.
  • Niveles Altos de Glucosa (hiperglucemia): estudios científicos dirigidos por el doctor R. Nick Bryan de la Universidad de Pennsylvania (fuente) descubrieron en 2014 que aquellos pacientes con diabetes tipo 2 y niveles elevados de glucosa presentaban menos tejido cerebral. Esto es debido a que los niveles altos de glucosa darían lugar a la formación de un mayor número de radicales libres causantes de una inflamación, lo que origina un envejecimiento mayor del cerebro por la desaparición acelerada de las células cerebrales.

La Insulina

Se trata de la hormona natural producida por el páncreas encargada de regular la cantidad de glucosa en sangre. Con el proceso de envejecimiento, nuestro cerebro se torna más resistente a la hormona de la insulina y esto provoca que sea más difícil el uso de la glucosa como fuente de energía.

Si algo está bien asentado y asimilado por la comunidad científica es la importancia de la insulina para el correcto funcionamiento de nuestro cerebro; investigadores sobre el Alzheimer de todo el mundo coinciden en que una de las principales causas de esta enfermedad neurodegenerativa es la deficiencia de insulina.

Muchos de los estudios sobre cómo hacer frente al Alzheimer se basan en dar con una terapia farmacológica que actúe como factor de supervivencia para las células neuronales, y no existe mejor agente neuroprotector que la propia insulina frente a la inflamación cerebral (principal causante del deterioro cognitivo).


Aspectos a tener en cuenta a la hora de Comprar Aceite de Coco

Es importante asegurarse que el Aceite de Coco que compremos es Virgen, obtenido de la primera prensada en frío, que no ha sido hidrogenado, desodorizado, blanqueado ni modificado de ningún otro modo.

Hay que cerciorarse de que el Aceite de Coco Virgen a adquirir tenga Certificación de Virgen y de Ecológico (Organic).

Un aspecto a revisar es que el bote de Aceite de Coco Virgen no contenga ingredientes modificados genéticamente (GMO).

Algo que puede pasar desapercibido es el precinto del envase: por su precio, algunos comerciantes compran al por mayor y reenvasan con su propia marca sin tener en cuenta las mínimas medidas higiénicas que garanticen la calidad y seguridad del producto.


¿Dónde puedo encontrar Aceite de Coco Virgen?

El Aceite de Coco Virgen se puede encontrar en gran variedad de formatos y tiendas. Nosotros siempre recomendamos Cocofina porque tiene una relación calidad-precio excepcional.

Cualquiera de las dos variedades de Aceite de Coco Virgen Certificado Cocofina, ya sea Virgen Certificado o Virgen Ecológico son adecuados para su uso cotidiano en nuestro hogar.

Tiendas online como OutletSalud.com se aseguran de que cumplan todos los requisitos que un Aceite de Coco Virgen de calidad debe superar. Desde donde se puede ver la forma en que sale.

Desde entonces vamos a llevar a cabo el e de coco. Ya sabes, si quieres empezar a incluir Aceite de Coco en tu vida cotidiana, asegúrate de que éste sea Aceite de Coco Virgen Certificado o Ecológico (Organic) como por ejemplo, el Aceite de Coco sin aditivos y sin haber sido sometido a ningún proceso químico.

¿Te gustaría saber más sobre el Aceite de Coco Virgen?

Suscríbete al blog de manera gratuita dejando tu dirección de correo electrónico aquí para recibir automáticamente los nuevos artículos sobre el Aceite de Coco que vayamos publicando en esta web. No usaremos tu correo electrónico para nada ajeno a este blog ni recibirás correo basura de nuestra parte.

Si te gustó este artículo también te gustarán estos:

4 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • Susana en 5 noviembre, 2018 a las 18:57
    • Responder

    Como debo ingerir aceite de coco virgen y que cantidad?

    • DANIEL ROMERO en 5 noviembre, 2018 a las 20:14
    • Responder

    Funciona igual si tomo el aceite de coco líquido o gelificado? Yo lo compre y lo dejé a temperatura ambiente y se hizo gel. Leí que por debajo de 28°C ocurre esto. Como debo almacenarlo? Gracias.

    • Sergio Alberto en 6 noviembre, 2018 a las 2:39
    • Responder

    Pero como consumo el aciete de coco para resequedad de mis genitales

    • Arturo en 6 noviembre, 2018 a las 21:16
    • Responder

    Cual es la cantidad adecuada para la ingesta, debe ser diaria?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.